Opinión

Sentencia para César Álvarez

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

11 de Junio del 2019 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Hoy no es un día cualquiera para el caso “Lava Jato” en el Perú, pues el Poder Judicial dictará la primera sentencia a un político vinculado a la corrupción de empresas brasileñas, en este caso Odebrecht. Quien estará en el banquillo será nada menos que César Álvarez, el otrora todopoderoso gobernador regional de Áncash, el mismo que manejó a esa millonaria región como si fuera su chacra, a punta de populismo y al amparo de una presunta red criminal.

El Ministerio Público acusa a Álvarez de recibir una jugosa coima para dar a Odebrecht la buena pro a fin de ejecutar la carretera Chacas-San Luis-Carhuaz, que era un viejo anhelo de quienes viven al pie del Huascarán y de la Cordillera Blanca. Pide ocho años de cárcel. Pero ese no es el único cargo que pesa sobre este personaje apodado “La Bestia”, que salió de las canteras del desaparecido Frente Independiente Moralizador (FIM) de Fernando Olivera.

Fui director de Correo Chimbote a inicios de esta década y he visto muy de cerca el patético desempeño de Álvarez, quien creyó que al amparo de jueces y fiscales corruptos, de medios de comunicación sometidos y de un clientelismo descarado, que se mostraba hasta en el regalo de panetones con el logo de su agrupación política, iba a gozar siempre de impunidad. Sin embargo, en el 2014 todo cambió con el asesinato del exconsejero regional y adversario Ezequiel Nolasco.

Este crimen generó un escándalo en el país y recién ahí la mirada se centró en Álvarez, muy cercano a Martín Belaunde Lossio cuando aún era amigo del entonces presidente Ollanta Humala y de su esposa Nadine Heredia. En ese momento se supo en Lima de “La Centralita”, ese presunto centro de “chuponeo” a rivales de “La Bestia” que implicaba incluso al congresista Heriberto Benítez, elegido por la región Áncash pese a vivir en la capital.

Hoy conoceremos el veredicto de la justicia frente a Álvarez por el caso de la carretera. Falta que responda por “La Centralita”, por el crimen de Nolasco y por otras acusaciones más, pero lo importante es que se dictará la primera de muchas sentencias en el caso “Lava Jato”, el más grande escándalo de corrupción desde inicios de este siglo, que salpica a todos los presidentes que hemos tenido desde 2001 hasta 2018. Los ojos del país estarán hoy sobre el juzgado a cargo.

tags