Opinión

¿Será que EE.UU. quiere asesinar a Kim Jong-Un?

​¿Realmente EE.UU. estará tramando asesinar al nefasto líder de Corea del Norte, Kim Jong-un? ¿Deshacerse de este hombre que genera pánico y tensión internacionales pasará por su eliminación?

06 de Mayo del 2017 - 10:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

¿Realmente EE.UU. estará tramando asesinar al nefasto líder de Corea del Norte, Kim Jong-un? ¿Deshacerse de este hombre que genera pánico y tensión internacionales pasará por su eliminación? No creo que la CIA sea tan ingenua como para no haber previsto una reacción militarizada de la porción norcoreana leal a Jong-un. 

Precisamente una de las estrategias eficaces que ha permitido la pervivencia del régimen dinástico por tres generaciones -desde 1953 en que se produce el armisticio con Corea del Sur luego de la guerra que afrontaron, es decir, una paz no declarada entre ambos países- ha sido el miedo y la intimidación que ese grupúsculo ha afirmado para congraciarse con su líder, y de paso, asegurar su propia integridad, pues Jong-un acostumbra eliminar hasta a sus más cercanos colaboradores si acaso los cree desleales.

Lo anterior, sin embargo, no significa que nada se pueda hacer para defenestrar a Jong-un del poder. Si muere por un legítimo acto de insurgencia promovido desde las propias entrañas del régimen -que sería lo esperado aunque muy difícil por ahora- será una cuestión distinta a que lo sea por una acción desde el exterior. 

En política los sucesos aparentemente iguales por sus consecuencias -la muerte del dictador como resultado- tienen connotación distinta debido a sus causas. Sería incluso distinto si repentinamente surgiera alguien que, en una actitud arrebatada o de locura, lo acabe, como sucedió con Isaac Rabín, asesinado por un fanático en el centro de Tel Aviv. 

Lo que EE.UU. sí podría realizar es un trabajo de persuasión desde afuera como ha sucedido en el pasado con otros actores de las relaciones internacionales -seamos claros-, pero no hará nada directamente. Eso sí lo cuida y mucho, sino miremos el espejo de Nicolás Maduro en nuestra región. Un intento fallido para eliminar a Jong-un, que lo pudiera delatar escandalosamente, podría generar en los norcoreanos una reacción insospechada y Washington nunca actúa con ese nivel de riesgos.

tags