Opinión

Sobre reconocimiento de la responsabilidad política

“Operación Púnica” (2014) se llamó el operativo policial español emprendido para investigar adjudicaciones de servicios públicos a cambio de comisiones ilegales, que tuvo como principal involucrado al ex secretario general del Partido Popular (PP) y consejero madrileño Francisco Granados, segundo de Esperanza Aguirre, por aquel entonces presidenta del PP en Madrid.

29 de Abril del 2018 - 08:49 Rolando Sousa

“Operación Púnica” (2014) se llamó el operativo policial español emprendido para investigar adjudicaciones de servicios públicos a cambio de comisiones ilegales, que tuvo como principal involucrado al ex secretario general del Partido Popular (PP) y consejero madrileño Francisco Granados, segundo de Esperanza Aguirre, por aquel entonces presidenta del PP en Madrid.

Los presuntos pagos recibidos por Granados, a quien Aguirre había confiado cargos en el Gobierno Regional, propiciaron que la presidenta convocara a una rueda de prensa para pedir perdón por el error de haber confiado en él. Pese a no ser ella la sindicada, declaró que no eludiría su responsabilidad. “Quiero pedir perdón a los madrileños, a los militantes (…). Podría escudarme en la coletilla de la presunción de inocencia, y en que habrá que esperar a ver qué deciden los jueces, pero yo sé que los ciudadanos están hartos de estas coletillas, que consideran excusas que unos políticos presentan para no tomar postura ante los comportamientos de otros políticos de su mismo partido”, puntualizó.

En nuestro país, en diciembre del 2016, la Fiscalía detectó irregularidades en la licitación del Tramo 2 de la Línea 1 del Metro de Lima, atribuyendo responsabilidad al exviceministro del MTC Jorge Cuba, y al exmiembro del Comité de Licitaciones Edwin Luyo, luego de que ejecutivos de Odebrecht declararon haberles pagado para obtener la obra. Requerido su jefe al respecto, el exministro de Transportes y Comunicaciones Enrique Cornejo expresó: “Si un sinvergüenza recibió una coima, que le caiga todo el peso de la ley”. Así, el extitular del MTC guardó distancia de sus menores jerárquicos, con el claro objetivo de desmarcarse políticamente de la conducta delictiva de estos. Cabe saludar el gesto de reconocimiento de responsabilidad política que, en el primer caso planteado, fue asumida; no así en el segundo. En escenarios similares, actitudes diferentes.

tags