Opinión

Somos ciudadanos o pobladores

Esta actitud de “pobladores” no se limita a la vida política, ya que está en gran parte de las organizaciones del país

08 de Julio del 2018 - 08:03 Pedro José de Zavala

No cabe duda de que el desinterés de los ciudadanos por las elecciones regionales y municipales es una clara señal del debilitamiento de la democracia. En la última encuesta de GFK, del pasado mes de junio, el 66% de las personas declara estar poco o nada informado sobre los candidatos, y solo el 49% está interesado en informarse. Lo más grave aún es que el 52% piensa que es una pérdida de tiempo votar y si lo hacen es únicamente por evitar la multa.

Esta apatía y falta de involucramiento se justifica de alguna manera si entendemos que el 70% de la población tiene sospechas de actos de corrupción en municipalidades y gobiernos regionales. Las aprobaciones a las gestiones municipales son muy bajas (Castañeda tiene menos del 30%). Sin embargo, esta falta de interés puede ser más grave de lo que parece y traer problemas.

Un reputado amigo me regaló una frase que resume de alguna manera la raíz del problema. “Este país tiene muchos pobladores y pocos ciudadanos”, describiendo como pobladores a aquellas personas sin interés alguno en el quehacer político o en aportar de manera directa o indirecta al desarrollo y fortalecimiento de la institucionalidad del país. Los pobladores priorizan el beneficio propio por encima del colectivo, siendo el desinterés y la crítica sus principales contribuciones a la sociedad.

Pareciera que la mayor parte de la población de este país son pobladores, como lo corrobora que el 82% del país opina que los congresistas velan por intereses particulares o de ciertos grupos, en lugar de pensar en las necesidades del pueblo. Lamentablemente, esta actitud de “pobladores” no se limita a la vida política, ya que está presente en gran parte de las organizaciones del país. Desde las vecinales, pasando por las directivas de los clubes deportivos, hasta los gremios empresariales, generando los resultados que todos conocemos.

Dicen que para cambiar las cosas debemos cambiar primero nosotros, por eso es oportuna una reflexión personal para definir cuán ciudadanos o pobladores queremos ser. Nuestra propia respuesta nos dará un claro indicio de hacia dónde va el futuro de nuestro país.

tags