Opinión

Somos libres.

COLUMNA: MARTÍN SANTIVÁÑEZ

08 de Febrero del 2018 - 07:00 Martín Santivañez

Si algo nos enseña la historia es que los tiranos que mantienen el poder normalmente se recluyen en su territorio eliminando toda disidencia. Rara vez el tirano juega con el destino y se lanza a explorar más allá de sus fronteras. No obstante, la historia siempre tiene excepciones. Cuando esto sucede, la ambición de los tiranos es recompensada con el oprobio, la destrucción y el fracaso. No hay tiranía que dure cien años ni sociedad que la resista.

El chavismo, en cuanto interpretación tropical de la dictadura marxista, nació con el gen de la tiranía en su sangre. El chavismo es una tiranía tropical, un despotismo latinoamericano que ha logrado sojuzgar a Venezuela y a varios países satélites, empleando para ello el dinero negro del petróleo y la subvención. La matriz marxista del socialismo del siglo XXI, por fuerza, tuvo que generar una consecuencia dictatorial. Vivir bajo la férula del chavismo ha sido el gran logro político de la izquierda latinoamericana incapaz de renunciar a un proyecto totalitario, porque ella se nutre de la misma raíz ideológica bajo la pátina de la posmodernidad.

Este es un país de ciudadanos libres, de gentes que rechazan instintivamente el totalitarismo marxista que Sendero quiso imponer a sangre fría. El pueblo peruano se pondrá de pie para rechazar la esclavitud del chavismo, proclamando a toda Latinoamérica la adhesión a la causa de la verdadera libertad bolivariana. El pueblo peruano, soberano y libre, no debe ceder a la presión de la izquierda continental. Tenemos que denunciar la espantosa tiranía chavista, una dictadura que a todos nos incumbe. Para eso somos libres: para luchar por la libertad de los demás.

tags