Opinión

Telenovela a lo Netflix

Hoy la televisión moderna ya no cuenta la historia de la heroína en 250 capítulos

12 de Agosto del 2018 - 10:30 Johnny Padilla

México, “la meca de las telenovelas latinoamericanas”, y la reina del género, Verónica Castro, debían dar el ejemplo de los nuevos vientos que soplan en la televisión, vía streaming aclarando, tampoco pretendamos que en la señal abierta se dé un cambio tan abrupto. Es así que de la idea, el talento y las ganas del escritor y director de cine mexicano Manolo Caro (33) nace La casa de las flores, serie de humor negro con 13 capítulos que, inspirada en la clásica telenovela made in Televisa, estrenó Netflix hace dos días y está generando los más diversos comentarios; pero casi todos positivos. ¿Imagina a la recordada Rosa Salvaje convertida en una matriarca de clase alta fumando marihuana para calmar la ansiedad que le generan los problemas con sus hijos? ¿Cómo reaccionarían si, en plena fiesta familiar, la amante del padre del clan se ahorca y deja una carta revelando más secretos de los que todos tienen? Mentiras, chantajes, protagonistas con doble vida, escenas audaces, diálogos inteligentes y provocadores. Esto y más encontrará en La casa de las flores, una muestra de lo que los contenidos en la televisión pueden ofrecer hasta en géneros que hasta hace poco solo contaban las desventuras de la heroína en 250 capítulos. Hoy emitir una historia de lunes a viernes durante un año ya no es la tendencia mundial, y menos seguir con los parámetros en un género que debe refrescarse, pero claro, sin dejar la historia de amor de fondo, además de buenos y villanos apoyados por un guion que impacte. Mantener la audiencia en tiempos de plataformas en streaming y de una televisión por cable que cada vez afina su calidad obligará a los productores y realizadores a ir atreviéndose a reflejar los tiempos que vivimos con propuestas que estén a la altura y sobre todo empezar a darse cuenta de que la exigencia de millones de usuarios aumentará. Aquellos nuevos públicos que forman la gente joven y que nacieron consumiendo contenidos nada tradicionales en plataformas y páginas web son los que poco a poco verán en las televisoras en señal abierta tradicionales el pasado que no les llama la atención y elegirán lo que les parece más cercano a lo que están viviendo. La casa de las flores es el más vivo ejemplo de una serie que se ha creado a ritmo de la tendencia, para reflejar lo que siempre se calló y hoy sí se habla y que se inspira en la clásica telenovela que ya no puede ser la misma que disfrutaban las abuelas.

tags