Opinión

Tema serio y que debe atenderse con rapidez

Editorial

17 de Noviembre del 2018 - 08:13 Editorial

Los casos de violencia en el Perú, en especial en contra de mujeres y niños, registran un incremento a nivel nacional. Ello quizás se produzca en gran parte porque recién las víctimas tienen la fortaleza y la asistencia para denunciar a los agresores, gracias a constantes campañas que permiten conocer tales hechos. Antes, por temor y vergüenza, no se sabía sobre estos ataques, ya que las afectadas guardaban silencio y el delito quedaba impune.

Las acciones de prevención desplegadas a nivel nacional para difundir los derechos de las personas y el respeto a la tranquilidad deben continuar desde los sectores correspondientes, con el objetivo de disminuir el número de agresiones físicas, sexuales y psicológicas.

La reciente denuncia formulada por la tripulante de una línea aérea en contra del congresista Moisés Mamani, por presuntos tocamientos indebidos, ha generado estupor y escándalo en el país.

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables de inmediato ha dicho al respecto: “Condenamos todo caso de acoso, venga de quien venga. Los tocamientos indebidos son un delito; deben ser denunciados, investigados y sancionados. Igualdad de género es respeto”. Comparten esta opinión la totalidad de personas y autoridades que buscan desterrar este tipo de agresiones.

El país espera que la denuncia sea aclarada y se atienda con la rapidez que merece. Y si se encuentra responsabilidad, que se aplique la ley y sin contemplaciones de ningún tipo. Todos deben rechazar cualquier tipo de agresión para tener un país en donde prime el respeto.

tags