Opinión

¿Tengo yo la culpa?

Si revisamos las preferencias electorales, no deben sorprendernos los resultados

09 de Septiembre del 2018 - 09:53 Pedro José de Zavala

Queda muy poco tiempo para las elecciones municipales y llama la atención lo irrelevantes que resultan ser estas para los ciudadanos. Según la última encuesta de Datum, solo el 17% de la población está interesada en las elecciones, el 67% no ha buscado información sobre las propuestas y el 80% no ha buscado información sobre la hoja de vida de los candidatos. Por último, el 62% manifiesta que hay demasiados candidatos y el 56% menciona no hay buenas alternativas dentro de la oferta existente.

Lo que esto nos muestra es un círculo vicioso que asegura que las autoridades elegidas no serán las idóneas por las siguientes razones: primero está el desinterés de los ciudadanos, que puede justificarse por lo poco efectiva que ha sido la democracia en elegir a autoridades competentes (los casos de corrupción en los gobiernos regionales y en las alcaldías son cosa de todos los días). A su vez, esta incompetencia y corrupción de las autoridades lleva al ciudadano a prestar poca o ninguna atención a los candidatos y sus planes por considerar que su voto tiene poca influencia, incrementando peligrosamente las posibilidades de que las nuevas autoridades no solo no sean las adecuadas, sino que resulten peores que las actuales.

Si revisamos las preferencias electorales, no deben sorprendernos los resultados. Puntero en las encuestas está Renzo Reggiardo, con un 19%. Si bien RR tiene experiencia política, no la tiene en gestión publica, por lo que esta preferencia debe basarse principalmente en su trabajo sobre seguridad ciudadana, que incluyó un programa de TV. Algo similar explica el 9% de preferencia que tiene Daniel Urresti, mediático ministro del Interior de la época de Humala y militar en retiro. Más preocupante aún es el salto de 5.8% a 10.3% del exalcalde de Lima Ricardo Belmont, posiblemente a raíz del discurso xenófobo lanzado en redes contra la migración venezolana. En el otro extremo podemos mencionar a candidatos como Jorge Muñoz, quien cuenta con el 1% de las preferencias a pesar de tener 20 años de experiencia en la gestión municipal, estudios respecto de gestiones públicas y cuyo municipio este año ha sido reconocido con cinco premios (máximo número de galardones entregados a un solo municipio) en la última edición de “Premio a las buenas prácticas en gestión pública” organizado por CAD (Ciudadanos al Día).

Lamentablemente, nuestros procesos electorales parecen más un concurso de popularidad y exposición mediática que un acto cívico que debe tomarse con responsabilidad y dedicación. Resulta muy fácil después echarle la culpa a los políticos, a sus partidos y al sistema democrático de las consecuencias, cuando nuestro desinterés es posiblemente el mayor de los problemas.

tags