Opinión

TIEMPO DE RENUNCIA

La renuncia de Chávarry debería darse ya y no porque la pida el fiscal Domingo Pérez

04 de Enero del 2019 - 07:08 Iván Slocovich Pardo

Se entiende que el abogado Pedro Chávarry haya pasado gran parte de su vida esperando ser fiscal de la Nación, luego de haber recorrido todas las etapas de la vida profesional en el Ministerio Público. Sin embargo, por el bien del país, debería apartarse de una vez del cargo y dejar que haya una sucesión natural, para que no se vea aún más entrampada la lucha contra la corrupción que todos reclamamos desde hace mucho.

Es grave que con su tremenda idea de remover el último día del 2018 a los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez, la cual en menos de dos días fue dejada sin efecto, se haya tenido que retrasar el acuerdo con Odebrecht, que iba a permitir que sus exdirectivos confiesen a qué políticos y funcionarios públicos pagaron las coimas a cambio de la adjudicación de obras. Esto es responsabilidad de Chávarry y, solo por eso, hace horas debió dar un paso al costado.

De otro lado, la presencia de Chávarry en el cargo podría llevar a que se dé una larga discusión política y jurídica sobre el pedido de declaratoria de emergencia del Ministerio Público que ha hecho el Poder Ejecutivo al Congreso. Tengamos en cuenta que muchos abogados no, necesariamente cercanos al fujimorismo o el APRA, coinciden en señalar que la propuesta del presidente Martín Vizcarra viola la Constitución al afectar a un ente autónomo.

La renuncia de Chávarry debería darse ya y no porque la pida el fiscal Domingo Pérez, quien hace rato debería de seguir los pasos de su colega Vela y abstenerse de hacer más exigencias públicas al respecto, sino para que no haya más frenos a las confesiones de los corruptores de Odebrecht y el Ministerio Público no tenga que ser manoseado por una dudosa declaratoria en emergencia, que quizá podría sembrar más sombras que luces.

El fiscal Chávarry es un obstáculo para la lucha contra la corrupción y la institucionalidad. Si el magistrado quiere algo a su institución y a sus subordinados, debería dar ya un paso al costado y dejar que los demás puedan hacer su trabajo. Eso de aferrarse al cargo no hace más que empeorar la situación. Además, no lo llevará a nada que no sea ganar más el repudio de la mayoría de peruanos. 

tags