Opinión

Traición a la patria y penas más drásticas

​“La corrupción no es de uno, el que quiere robar solo se fundió porque no puede y es ahí donde aparecen las mafias, las cadenas dentro de la misma institución"

15 de Abril del 2017 - 07:59 Editorial

“La corrupción no es de uno, el que quiere robar solo se fundió porque no puede y es ahí donde aparecen las mafias, las cadenas dentro de la misma institución. No les importa si el dinero es para los pobres o mejorar su condición de vida. Eso es una traición a la patria y ojalá las penas sean drásticas”, sentenció en su mensaje por Semana Santa el obispo emérito de Chimbote, Luis Bambarén, al pronunciarse sobre los casos de corrupción que golpean al país y que son protagonizados por autoridades en sus diferentes niveles.Un mensaje que encierra el sentimiento de los peruanos, quienes se sienten defraudados y estafados por gran parte de la clase política, que prefirió buscar su beneficio a costa de la ilegalidad antes de honrar su palabra y promesas de campaña en favor del pueblo, que le confió su voto en las urnas.

Queda menos de 18 meses para que se renueven las autoridades municipales y regionales, razón por la cual se exige mayor rigurosidad al momento de registrar la inscripción de los ciudadanos que aspiran a participar en los próximos comicios. Que las hojas de vida estén llenadas de manera impecable y sin mentiras, donde se consigne la declaración jurada de los bienes y riquezas -si las tiene- de los candidatos, para saber cómo ingresan a un cargo si ganan los comicios y cómo salen al término de un mandato.

“Estas personas que traicionan robando el dinero del pueblo para llenar sus bolsillos merecen un castigo ejemplar”, añade Bambarén, pero para ello se necesita de instituciones fuertes como Contraloría, Policía Nacional, Ministerio Público y Poder Judicial para dar y castigar a estos pillos de la democracia. 

tags