Opinión

TRUMP VS. TILLERSON: CUANDO NO HAY QUÍMICA

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

14 de Marzo del 2018 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Acabó la especulación sobre el tiempo que llevaba en el cargo Rex Tillerson, el secretario de Estado de EE.UU. que ha sido reemplazado por el presidente Donald Trump. Aunque el mandatario estadounidense y el empresario petrolero eran excelentes amigos en el mundo de los negocios, queda claro que en las cuestiones Estado, una vez ambos bien apostados en sus roles gubernamentales, nunca pudieron mostrarse compatibles. Si algo pudieron confirmar el presidente y el jefe de la diplomacia de EE.UU. era que realmente no mantenían una profunda relación, como lo creían. Fue tormentosa de comienzo a fin y no será difícil para nadie concluir que frente a un reflexivo e inexperto en la cosa pública secretario de Estado, hay un presidente que actúa básicamente por impulsos. Debieron ser, por sus diferencias, mutuamente complemento uno del otro, pero fueron todo lo contrario. Trump hizo diplomacia a su manera, ninguneando a la formal. Ignoró a Tillerson en las grandes decisiones sobre la política internacional estadounidense, como la más reciente sobre la aceptación de reunirse con Kim Jong-un próximamente. En efecto, el encuentro anunciado nunca sería apreciado por el expresidente de la poderosa Exxon Mobil Corporation. La reacción solo somática de Trump lo ha llevado a deshacerse del que mejor y más conoce en la Casa Blanca al presidente ruso Vladímir Putin, con quien estaba relacionado desde mucho tiempo atrás. Andaban por caminos opuestos, y aunque Tillerson ha demostrado lealtad a Trump, jamás terminó hipotecándose al jefe de Estado, como siempre debe ser en todo aquel que recibe la confianza para cuestiones de Estado. Salvando las enormes distancias, y más allá de la decisión de apartar a Tillerson del Gobierno, Trump lo hizo porque la poca confianza que en él tenía terminó por esfumarse completamente. La amistad no cuenta y hasta se acabó. Eso también pasó en el Perú, aunque en sentido inverso: el presidente Kuczynski tuvo que prescindir de su amigo de infancia en la cartera de Relaciones Exteriores porque también le perdió la confianza.

tags