Opinión

Un alto sentido de la moral

COLUMNA: EDITORIAL

07 de Noviembre del 2019 - 07:30 Editorial

Mientras el presidente Martín Vizcarra interpone sus buenos oficios ante la Conmebol para que la final de la Copa Libertadores se juegue en nuestro país, parece que otras buenas relaciones se concretaron para que gente del Gobierno tenga a familiares en cargos públicos.

El caso del hermano de la secretaria general de Palacio de Gobierno, quien obtuvo un puesto como asesor de la gerencia general de la Sunarp; y el del esposo de la ministra de Salud, quien fue designado como coordinador de gestión, también en la Sunarp, nos demuestran que aún hay muchas tareas que realizar para que la transparencia y la meritocracia se impongan en las instituciones del Estado.

Todo hace suponer que persiste la conveniencia de pertenecer al dispositivo de poder y usufructuar de ello para intereses personales o de grupo. Cuando todos asumíamos que estas prácticas estaban erradicadas, de acuerdo con la consigna de la lucha contra la corrupción, aparecen hechos que ponen en duda muchas cosas.

Ante esta coyuntura, el camino del presidente Vizcarra está empedrado de dificultades, que podrá superar no solo en base a mucho trabajo y buenas ideas, sino teniendo sobre todo un alto sentido de la moral.

tags