Opinión

Un nuevo escenario.

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

01 de Febrero del 2018 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Con el alejamiento de diez congresistas de la bancada de Fuerza Popular encabezados por Kenji Fujimori, el fujimorismo que lidera su hermana Keiko ha sufrido un duro golpe no solo en cuanto a su imagen ante los ciudadanos, sino que además ha perdido la mayoría que le permitía aprobar normas y tomar decisiones sin necesidad de llegar a acuerdos con otros grupos políticos, algo que tendrá que realizar de ahora en adelante.

Recordemos que uno de los activos de la bancada del fujimorismo ha sido su disciplina y cohesión. Esto no viene de ahora. Desde que la hija mayor de Alberto Fujimori sucedió a su padre tras el escándalo de corrupción de fines de los años 90, son pocos los casos en que legisladores “naranjas” han tomado su propio camino. Esta vez hablamos de diez, encabezados nada menos que por el hijo menor del expresidente recientemente indultado.

El fujimorismo está ahora hermanado con agrupaciones políticas poco sólidas que iniciaron un mandato en el Congreso con un número determinado de legisladores y acabaron fraccionadas y reducidas. Pasó con Perú Posible y más tarde con el Partido Nacionalista. Hoy lo vemos también con la izquierda y el propio oficialismo. Si vemos el tema desde el punto de vista electoral, Keiko ha perdido un activo interesante para ofrecer a los votantes en el 2021.

Pero lo más grave para los “naranjas” es que ya no podrán tomar decisiones sin llegar a acuerdos con otras fuerzas políticas, pues necesitan de al menos cinco votos adicionales para tener esa mayoría de la que antes eran dueños absolutos. Sin duda el oficialismo debe ser el más contento con esta situación, que podría hacer más complicados los futuros intentos de censuras a ministros y demás decisiones por las que Palacio de Gobierno ya se ha quejado.

El fujimorismo ha sufrido un duro golpe, por más que Héctor Becerril trate de minimizar el lío. Esto redibuja el escenario en el Congreso y en la política peruana en general. Kenji Fujimori es un personaje gravitante en estos momentos, algo poco creíble hace unos meses. Fue el que salvó al presidente Pedro Pablo Kuczynski de la vacancia con un acuerdo bajo la mesa a cambio del indulto y ahora despoja de la mayoría a su hermana. Atentos a lo que puede venir más adelante.

tags