Opinión

Un pedido de la calle

COLUMNA: Renato Sandoval González

09 de Agosto del 2019 - 07:15 Renato Sandoval

La calle pide el cierre del Congreso. ¡Háganle caso! ¡La calle pide lucha contra la corrupción! ¡Háganle caso! Pero no solo eso. También pide seguridad, trabajo y mejor atención en salud, por citar algunos ejemplos.

Estas demandas ciudadanas deben estar registradas en las agendas paralelas del Ejecutivo, donde reinan las ya conocidas reforma política y la profilaxis del Estado. Por ejemplo, la calle transita desprotegida y tiene hambre, así como suele enfermarse con la atención de la salud pública.

El jefe de Estado, Martín Vizcarra, no podrá sostener su popularidad si es que maneja una única agenda. No ver los otros problemas, o actuar con ceguera selectiva, le podría quemar lo cosechado hasta ahora. ¡Hágale caso a la calle!

Patearle el trasero al Congreso de vez en cuando genera los aplausos del respetado público. Pero, cuando las tripas suenan, no habrá ni fuerzas para seguir haciendo hurras por el mandatario. Allí comenzarán sus mayores temores.

El distractor que significa el calendario de las nuevas elecciones generales tiene una fecha límite de paciencia. Así como la campaña peruana no es precisamente una fiesta democrática, sino, más bien, un ring de box aireado con ventiladores cargados de barro.

Ya la economía global puede sacudir en cualquier momento el mercado nacional. Los principales compradores de la agroexportación (EE.UU. y China) andan enfrentados y nuestra minería las ve negras, paralizada con Tía María en Arequipa y Lagunas Norte de Barrick en La Libertad (con renuncias involuntarias).

Tome, Presidente, este pedido de la calle con carácter de urgencia. En el norte, la reconstrucción va a paso lento, pero la inseguridad ciudadana galopa cual caballo pura sangre. Y el desempleo y la informalidad ni qué decir. Ojalá que al término de su mandato, que según su pronóstico será el próximo año, se pueda decir que usted no estuvo en la calle, sino con la calle. 

tags