Opinión

Un poco de optimismo

Descomunal esfuerzo que cientos de miembros de las Fuerzas Armadas hicieron en Piura

16 de Diciembre del 2017 - 08:37

En medio de una descomunal turbulencia política que en los próximos días podría tumbarse al presidente Pedro Pablo Kuczynski por no decir la verdad sobre sus nexos con Odebrecht, todo esto en un contexto en que la clase política que hoy “juzga” al Mandatario también está embarrada en mayor o menor grado en este caso de megacorrupción, sería bueno ponernos algo optimistas y recordar que, pese a todo, estamos en un país lleno de gente valiosa.

Y en esta época del año, en que suelen hacerse los balances sobre los personajes más importantes y vitales de los 12 meses que se van, en lo personal, veo que lo mejor ha sido el trabajo que en el último verano hicieron los cientos de efectivos de las Fuerzas Armadas, de la Policía Nacional y de bomberos que en el oeste de Lima y en la costa norte se la jugaron para salvar vidas y mitigar los daños sufridos por miles de personas por el llamado Niño costero.

Esos soldados, policías y bomberos anónimos que terminaban el día cubiertos de barro hasta el pecho, son para mí los “personajes del año 2017”, pues por poco o nada a cambio hasta expusieron su integridad para rescatar a los atrapados, salvar heridos, llevar raciones de agua y alimentos, y hasta ayudar a cargar mascotas y algunas pocas pertenencias de quienes se vieron afectados por las aguas que barrieron casi con todo.

En lo personal, vi el descomunal esfuerzo que cientos de miembros de las Fuerzas Armadas hicieron en Piura a las pocas horas de la salida del río que inundó hasta la Plaza de Armas. Desde comandantes generales hasta jóvenes del servicio militar cargaban paquetes de alimentos y agua a los helicópteros, que salían uno tras otro hacia la zona afectada de Catacaos. El trabajo se hizo las 24 horas del día para atender la emergencia.

Tendremos políticos corruptos y sinvergüenzas. Es uno de los momentos de nuestra historia en que se hace más evidente que otras veces. Ahí tenemos a varios presos o por los pasillos del Ministerio Público. Pero también hay gente anónima muy valiosa en este país, que sí pone el pecho por la gente más necesitada sin esperar trasferencia de dinero en Andorra, u honorarios de éxito por consultorías o votos. Nuestros soldados, policías y bomberos son la mejor muestra.

tags

    Más de