Opinión

Un Poder Judicial de espaldas a la sociedad

COLUMNA: EDITORIAL

19 de Febrero del 2018 - 07:30 Editorial

En el Perú deberíamos preguntarnos de qué sirven las marchas, las campañas y la indignación de los congresistas a través de las redes sociales si al final el Poder Judicial, ese donde sus integrantes parecen vivir en otra realidad, va a absolver a los agresores de las mujeres, como es el caso de Adriano Pozo, a quien el país entero vio maltratando a Arlette Contreras hace casi tres años en Ayacucho.

Todos los esfuerzos que hace la sociedad, y que se hacen desde el interior de las propias familias, al pedir a las mujeres que no teman denunciar agresiones físicas y psicológicas de sus parejas, se van al tacho con sentencias como las que han dado tres magistrados de Ayacucho contra el personaje al que todos vimos a través de un video arrastrar a Arlette.

Es de esperarse que el Poder Judicial tome medidas contra los magistrados a través de los órganos de control interno, y no veamos a sus autoridades saliendo a respaldar el fallo dado el viernes último, que es una vergüenza para nuestro sistema de justicia y el Perú entero, que desde diferentes sectores hace esfuerzos por erradicar la violencia contra la mujer.

El Poder Judicial ha dado, una vez más, una muestra de vivir de espaldas a la realidad y a la sociedad, que es a la que se debe. Si seguimos así, no vamos a ninguna parte y solo veremos agresores sancionados una vez que sus víctimas hayan fallecido. La indignación contra los magistrados que absolvieron a Adriano Pozo de parte de la mayoría de peruanos es comprensible, y nos sumamos a ella. Las cosas tienen que cambiar.

tags