Opinión

​Una alerta papal que debe ser atendida

Editorial

20 de Enero del 2018 - 07:06 Editorial

Tal como estaba previsto, el papa Francisco se refirió en Madre de Dios a tres temas de gran importancia en la Amazonía, como son la tala indiscriminada, la trata de personas y el poco acceso a los servicios básicos de los pueblos asentados en esta región, como los harakbut, matsigenka, yine, shipibo-konibo, ese eja, entre otros.

Y no solo invocó respeto por los recursos naturales, sino que lanzó una alerta por la amenaza de los pueblos amazónicos por la gran presión de fuertes intereses económicos que no respetan a las comunidades nativas, incluso en su propio territorio.

Sin embargo, tal vez su mensaje por la trata y la violencia contra las mujeres ha sido el que ha generado mayor discusión, al criticar la esclavitud sobre el trabajo sexual y el menosprecio de un grupo de personas a la vida y la salud de las mujeres. Habló también contra la cultura machista que impera y que permite la explotación de niñas y mujeres, asuntos que, sin duda, deberían servir de reflexión en el Gobierno para asumir todas las medias necesarias que acaben con esta tragedia.

El Papa ha elevado la voz por el abandono de las comunidades indígenas y se puso, por varios minutos, como su vocero, para conseguir un cambio que compete específicamente al Gobierno, representado en el encuentro papal por el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, y los ministros de Estado que lo acompañaron.

La agenda está trazada y la tarea ha quedado en manos de nuestros gobernantes. Estos problemas no pueden esperar más. 

tags