Opinión

¡Una Venezuela sin presos políticos!

Columna de Miguel Ángel Rodríguez Mackay

26 de Diciembre del 2017 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Es incompatible que en los Estados democráticos haya presos políticos. Esa es una de las incuestionables razones por las cuales Venezuela es una dictadura, porque sí los hay. Son más de 450 ciudadanos, entre inculpados y sentenciados por el régimen prepotente de Nicolás Maduro, los que se hallan depositados en los centros penitenciarios de ese país. Todos en condiciones de penosa degradación de la persona humana, que al Gobierno no le importa nada. Los 36 inocentes que han sido liberados recientemente en el marco de la Navidad deberían ser el comienzo. Maduro no lo hará, como algunos puedan estar creyendo, porque ve en los detenidos -jóvenes universitarios en su gran mayoría- a los operadores de las diversas “conspiraciones” que ha afrontado queriéndolo sacar del poder, que asumió en reemplazo del desaparecido Hugo Chávez Frías al comienzo de 2013. Mantenerlos entre rejas, entonces, no solamente activa su cada vez mayor descrédito y rechazo interno, sino que alienta una mayor condena por parte de la comunidad internacional democrática. El gobierno de Maduro es tan deficitario que ni siquiera cuenta con presupuesto para mantener a los presos en las cárceles del país. ¿Habrá querido llamar la atención con la medida navideña para mostrarse sensible y transmitir que en su país el sistema judicial sí funciona? No lo creo. La estrategia del dictador llanero es seguir dejando sin piso a la oposición, que, aunque dividida, considera a la libertad de los presos políticos una de sus principales plataformas de lucha contra el régimen. Maduro debería dejar en libertad a todos los presos ya mismo, pero no lo hará porque afirmaría su vulnerabilidad. Los encarcelados han venido cuestionando con la cabeza en alto y en olor de pura dignidad al gobierno, que sin motivo alguno les ha arrancado su preciada libertad. Como Segismundo en La vida es sueño, los presos políticos en Venezuela, que yacen reducidos y sin derechos básicos, no se doblegarán hasta librarse del actual régimen dictatorial.

tags