Opinión

Unas declaraciones nada afortunadas

COLUMNA: EDITORIAL

21 de Marzo del 2019 - 07:30 Editorial

En los últimos días, los peruanos hemos sido testigos de lamentables y muy ligeras declaraciones de parte de tres congresistas, todas relacionadas a los ingresos económicos que reciben por sus funciones legislativas, un tema muy sensible ante los ojos de los peruanos debido al prolongado rechazo que genera el Congreso entre los ciudadanos, por lo que sería bueno que los miembros del Parlamento midan sus expresiones antes de lanzarlas y agraviar a sus representados.

Primero fue Gino Costa, quien afirmó que los S/2800 que se les asigna por “representación” le han dado una holgura que antes no tenía. Luego Carlos Bruce, recientemente nombrado ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, salió a decir que no tiene por qué rendir cuentas del mencionado dinero. Y ayer Mercedes Aráoz sostuvo que un congresista mal pagado es una tentación para los lobbies, es decir, para el delito.

Los tres, de una forma u otra, han salido a disculparse o a tratar de aclarar sus expresiones. Sin embargo, creemos que el daño al Congreso ya está hecho, tal como sucedió meses atrás cuando Leyla Chihuán afirmó que sus ingresos de congresista no le alcanzaban para sus gastos. Estos señores deberían tener en cuenta que nadie los obligó a ser legisladores, y que si no les gusta lo que se paga por ser representante, bien pudieron abstenerse de postular a una curul.

Un poco de mesura y empatía con el ciudadano de a pie no les vendría mal, salvo que insistan en ganarse el rechazo de la calle.

tags