Opinión

La vacancia y los ciudadanos

Un servicio de salud estatal que es un verdadero desastre, al igual que la escuela pública

10 de Marzo del 2018 - 07:26 IVÁN SLOCOVICH PARDO

El país nuevamente se encuentra en vilo por el pedido de vacancia que pesa sobre el presidente Pedro Pablo Kuczynski, debido a las cuestionadas y sospechosas consultorías que dio su empresa a Odebrecht mientras era ministro del prófugo Alejandro Toledo, y es de esperarse que la crisis que afrontará el Gobierno por estos líos generados por el pasado del Mandatario no desvíen la atención de los principales problemas del país que afectan a los ciudadanos, entre ellos el de la violencia.

Lo señalo debido a que por estos días, mientras vemos las imágenes de la presentación de la moción para la vacancia, los pleitos y las broncas entre los políticos a modo de reacción, observamos también cómo en Trujillo un grupo de salvajes asalta un ómnibus y dispara a un policía, la alarmante cantidad de asaltos a agencias bancarias y los asesinatos que se dan en Lima en intentos de robos callejeros o ajustes de cuentas.

En el campo económico se prevé alguna mejora para este año, mientras que la esperada reconstrucción tras El Niño costero de hace un año avanza a paso lento. ¿Será capaz el Gobierno, en medio de toda esta turbulencia por la vacancia, de terminar de calentar esas cifras frías? ¿Están avanzando los grandes proyectos de inversión que vienen trabados desde la gestión anterior? ¿Están allanados los conflictos para ejecutar, por ejemplo, Michiquillay o Tía María?

Mientras el Poder Ejecutivo anda centrado en apagar el siniestro, conseguir los votos para evitar que el Mandatario sea enviado a su casa y tratar de averiguar si Martín Vizcarra está dispuesto o no a asumir el cargo de Presidente, tenemos un servicio de salud estatal que es un verdadero desastre, al igual que la escuela pública, tal como lo demuestran la cantidad de planteles que no están en condiciones de recibir a los niños y jóvenes este 12 de marzo.

Es bueno que el Gobierno afronte con aplomo el gran lío en que se encuentra el Presidente, debido a sus pasados nexos laborales con una empresa que, como bien sabemos, estuvo dispuesta a pagar y hacer lo que sea para ganar licitaciones con ese Estado en el que trabajaba el actual Mandatario. Sin embargo, eso no significa que se abandonen las responsabilidades con los ciudadanos, las cuales parecen estar siendo dejadas de lado.

tags