Opinión

Vacancia presidencial

COLUMNA: ALBERTO QUINTANILLA CHACÓN

14 de Marzo del 2018 - 07:00 Alberto Quintanilla Chacón

Pedro Pablo Kuczynski enfrenta una segunda moción de vacancia por “permanente incapacidad moral (…) declarada por el Congreso” (inc. 2 art. 113 de la Constitución), debido a su práctica habitual de confundir el interés público con el privado y, desde lo público, hacer negocios en beneficio de intereses particulares -entre ellos, los suyos-, perjudicándose el Estado y el país.

Esta moción tiene la característica de ser multipartidaria, evitándose algún sesgo político, poniendo en evidencia la soledad política del actual Presidente.

Los trámites y los plazos preestablecidos se respetarán, como parte del debido proceso y para que PPK tenga la oportunidad de ejercer su defensa con todas las garantías y las libertades que la gravedad del hecho demanda; no se festinará ni obviará ningún plazo. Incluso, el debate será luego del 16 de marzo tras su declaración ante la comisión “Lava Jato”.

La crisis política que vivimos cuestiona la gobernabilidad del país y lleva a la paralización de la economía, aunque las condiciones externas mejoran. Por ello, cualquiera fuera el desenlace es preciso respetar lo establecido por la Constitución, más allá de críticas o modificaciones propuestas. Si se aprueba la vacancia presidencial, constitucionalmente quien debe reemplazarlo es el Primer Vicepresidente elegido. Solo así podremos continuar con el ejercicio democrático.

Es necesario demostrar madurez y tolerancia, así como resolver con prontitud esta crisis sin obviar ningún trámite y teniendo por delante lo que el país, su economía y la población requieren; de otra manera, terminaremos todos perjudicados.

tags