Opinión

Venezolanos regalan rosas en Huancayo

COLUMNA: Jorge Esteves Alfaro

01 de Febrero del 2018 - 07:00 Jorge Esteves

Una polémica estalló en Huancayo luego de que se viralizara un audio en el que presuntamente un venezolano decía que las peruanas son horribles, feas y con cara de indias. La reacción de mucha gente, incluidos conductores radiales y hasta políticos de la región, fue inmediata. El problema es que culpaban de ello a todos los “llaneros” que vivían en esta parte del país y pedían que se vayan. Incluso, un consejero regional presentó una moción para que se negara el ingreso de los venezolanos a la ciudad. La xenofobia en su máximo nivel.

Es como si por lo dicho por la modelo argentina Julieta Rodríguez (“peruanos horrorosos, cholos de m…, indios marginales”) se hubiera culpado a todos los argentinos y se hubiera pedido la salida hasta del técnico de la selección, Ricardo Gareca.

Los venezolanos afincados en Huancayo no se quedaron con los brazos cruzados y hace dos días salieron a las calles con rosas para regalarlas a las mujeres de esta ciudad. Un gesto que fue apreciado y aplaudido por la ciudadanía.

Lo peor de esta coyuntura es que se juzgó a todos los venezolanos, sin pruebas, y se les quiso anular hasta su derecho a circular libremente por la ciudad. El sesgo resultante es repudiable. Se estima que casi 50 mil venezolanos llegaron a nuestro país en los últimos años, huyendo de la crisis política, económica y social de su país. Son personas que pasan por una situación de vulnerabilidad y lo lógico es que seamos solidarios ante ello.

No hay que olvidar que muchos peruanos migraron a otros países en tiempos de crisis. En los años 70 y 80, miles de ellos llegaron a Venezuela. En base a su esfuerzo, habilidad y oportunidades salieron adelante y progresaron. Sin embargo, también ayudó la solidaridad de los venezolanos.

tags