Opinión

VENEZUELA Y SU PROCESO ELECTORAL EN GRIS

Columna: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

17 de Octubre del 2017 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

A nadie en su sano juicio podría ocurrírsele pensar que en las elecciones regionales desarrolladas ayer en toda Venezuela hubo reglas claras. Nada eso. Era penosamente previsible que el gobierno chavista de Nicolás Maduro recurriría al fraude. Solo así se explica que el partido oficialista, en evidente contraposición a todas las encuestas que lo daban perdedor, haya resultado victorioso en 17 de las 23 regiones sometidas a la consulta popular. El escándalo es mayor al conocerse que el Estado de Miranda, de indiscutible adicción opositora -Henrique Capriles ha sido su último gobernador-, ha caído en manos del madurismo. Eso nadie lo cree; sin embargo, al presidente de facto por supuesto no le importa nada de lo que en voz alta y en comprensible actitud de protesta sostiene la imperturbable e incansable Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en el sentido de que se les ha arrebatado una jurisdicción opositora tradicional y clave en la política venezolana. Será conveniente que la OEA y los países de la región, entre ellos el Perú, que ha venido liderando una reacción solidaria con la causa democrática llanera, vapuleada por el nefasto régimen, lleve adelante un pronunciamiento. Casi a tono de letanía, lo que se debe exigir es la inmediata salida de Maduro de las riendas del país. En las actuales condiciones, actuar en un proceso electoral que iba a estar lleno de irregularidades, a mi juicio, complica más el panorama para la propia oposición, dado que se trata de un sufragio viciado en la forma y en el fondo, que contribuye al posicionamiento chavista, por más que todos sepan que detenta un control del poder en modo arbitrario e ilegal. Maduro no dejará el poder y hay que ser cándido para pensar lo contrario, por lo que deben prosperar más sanciones económicas, a las que mira con pavor. Mientras la MUD siga participando en procesos electorales maniqueos, complicará cada vez más su deseo de recobrar la democracia, que ya no existe en Venezuela.

tags