Opinión

Vizcarra, el populachero

COLUMNA: RENATO SANDOVAL

17 de Mayo del 2018 - 07:30 Renato Sandoval

Gobernar con el pueblo no significa tratar temas caseros como si fueran cuestión de Estado. Al presidente Martín Vizcarra y a sus asesores se les está pasando la mano respecto de su figura de ejecutivo populachero. Ahora último apareció con Guerrero y le ofrece un respaldo total.

En estos momentos, puede ser muy popular ayudar al jugador de la selección; pero el jefe de Estado debería mostrar mayor interés en los verdaderos problemas del país. Tomarse la foto con Guerrero huele a humo (antes visitó a Eivy Ágreda, la joven quemada en un microbús).

La otra vez, da la casualidad de que Vizcarra fue a visitar a un familiar en el hospital y justo se encontró con una pequeña protesta en la puerta del nosocomio. Coincidentemente, también había cámaras de televisión y, a continuación, prometió ayudar a los indignados manifestantes.

Ese estilo de gobierno no convence a la población, sino más bien deteriora las relaciones y logra impactar contra la credibilidad del Mandatario. A diferencia de otros tiempos, ahora se sabe cuándo un político quiere aprovechar las circunstancias. No es una fórmula nueva.

Si tanto interés tiene el Ejecutivo en comerse los problemas de los ciudadanos, entonces debería irse a las zonas deprimidas -que sobran- y ofrecer un cambio. Podría ir, por ejemplo, a Cajamarca y convencer a los ciudadanos de que la mina y la agricultura son necesarios para su desarrollo.

También debería visitar más seguido las provincias afectadas por El Niño costero y, como ingeniero civil, exponer las propuestas para las obras de la reconstrucción con cambios. A eso se le llama liderar, gestionar, ejecutar un plan de gobierno.

Vizcarra debe tener en cuenta que la población no lo recordará por darle apoyo político y jurídico a Guerrero, menos por visitar a Eivy, sino por transformar la Nación. El Presidente no hace falta tanto en las páginas de los periódicos ni en las cámaras de televisión. Se equivocan la autoridad y sus asesores.

tags