Opinión

Vizcarra y su bancada

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

09 de Noviembre del 2018 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

En estos momentos, el presidente Martín Vizcarra goza de muy buena aceptación popular, luego de que doblegó al fujimorismo en el tema de las reformas políticas y electorales. Días más tarde, los “naranjas” recibieron duros golpes de parte del Poder Judicial, al extremo que su lideresa está bajo arresto preventivo, lo cual también sumó a mejorar la imagen del mandatario, al quedar claro que había doblado el brazo a una mayoría con cuestionamientos de sobra.

Sin embargo, el jefe del Estado debe entender que la popularidad puede ser efímera si es que no enfrenta problemas de fondo. Una vez que pase la “novedad” de su enfrentamiento con el fujimorismo, debe mostrar resultados de su gestión para que la gente lo siga apoyando, y para eso va a necesitar siempre de la bancada oficialista que si bien es reducida y cuenta con pocos operadores de peso, bien podría servirle como un brazo político en el Congreso.

En ese sentido, llama la atención que el presidente Vizcarra insista en dejar sin piso a sus legisladores en un tema tan importante como el del referéndum del 9 de diciembre próximo, una iniciativa que salió desde el mismo Palacio de Gobierno durante el mensaje al país del 28 de julio último. Mientras el gobernante llama a votar por el “no” en la cuarta pregunta relacionada a la bicameralidad, su bancada está a favor del “sí”.

Quizá en estos momentos, el Presidente sienta que no importa lo que sostenga la gente de su bancada si, a fin de cuentas, la calle lo respalda. Sin embargo, el jefe del Estado debe entender que quizá el aplauso no sea eterno si es que no hay gestión que dé resultados, y para esos resultados necesita de legisladores oficialistas y operadores. No todo es chocar con el fujimorismo y pedir la cabeza del muy cuestionado fiscal de la Nación, Pedro Chávarry.

El Presidente no puede ir por un lado mientras que su bancada, que incluye a la vicepresidenta Mercedes Aráoz, va por otro. Un poco de coherencia y dar muestras que tienen un rumbo claro les haría bien, especialmente al jefe del Estado. De otro lado, si bien por estos días la política peruana vive en medio de un desmadre, el oficialismo debe dar una imagen de unidad. Estaría muy bien marcar la diferencia con las otras fuerzas que no tienen la responsabilidad de gobernar.

tags