Opinión

WASHINGTON TOMA EL PULSO A KIM JONG-UN

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

16 de Mayo del 2018 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

¿Por qué razón Corea del Sur ha reiniciado los ejercicios militares con Estados Unidos en la costa de la península cuando se creían realmente congelados? Se daba por descontado que la medida irritaría a Corea del Norte y a su líder, Kim Jong-un, que últimamente se han venido esforzando por mostrar signos visibles de su propósito de hacer todo lo contrario al carácter bélico que caracterizó a los primeros años en el poder para Kim. Sin embargo, parece que esa circunstancia ya ha sido prevista por el presidente Donald Trump. Es muy probable que el presidente neoyorquino quiera estar seguro de hasta donde pueda llegar el carácter de su interlocutor mirando la reunión del próximo 12 de junio en Singapur. Quiere saber, además, si volverá a mostrarse arrebatado como de costumbre, o si realmente hay propósito de “enmienda” con capacidad para controlar sus impulsos y reacciones. En la eventualidad de que Pyongyang -capital de Corea del Norte- no hubiera tenido ninguna reacción, es probable que la Casa Blanca se convenciera de la notable debilidad in extremis de Kim Jong-un. Desnudado que Kim estaría buscando el encuentro con Trump sola y únicamente para salir de la asfixia económica en que se encuentra su país, lo pondría en una situación de vulnerabilidad. La verdad es que Kim ha dispuesto la inmediata cancelación de una reunión que tenían pactada sus funcionarios con los de Seúl para esta misma semana. Esa actitud puede leerse de muchas maneras. La reacción de Kim demostraría que el gobernante comunista tiene reflejos y, por esa razón, actúa rápidamente para decirle a la Casa Blanca que no son la marioneta que estarían creyendo. Está claro que los ejercicios militares conjuntos entre Corea del Sur y Estados Unidos han terminado por provocar una molestia en el régimen de Kim y está claro también que Jong-un es impredecible; pero más claro es que el encuentro entre ambos gobernantes podría quedar frustrado hasta que se produzcan las condiciones que Kim está buscando para sus objetivos. Todo un rompecabezas que nadie sabe cómo armar. 

tags