Opinión

YA HAY FECHA PARA EL FALLO EN LA HAYA DEL CASO BOLIVIA-CHILE

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

13 de Septiembre del 2018 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Nuestros cálculos no fallaron, pues la Corte Internacional de Justicia (CIJ) acaba de anunciar que ya tiene fecha la sentencia del caso de Bolivia contra Chile requiriendo que este país quede obligado a sentarse en una mesa a negociar la salida soberana al mar boliviana que por más de cien años no ha cumplido con su promesa de otorgar. Los dos países llegan en medio de una relación bilateral muy sobresaltada. Políticamente, sus presidentes afrontan coyunturas complejas. En efecto, mientras Evo Morales hará cualquier cosa para acallar a las corrientes internas que lo cuestionan por querer perpetuarse en el poder -lleva al frente del gobierno más de una década- al pasar por encima del referéndum del 2016 que le dijo mayoritariamente “no” a la reelección para un cuarto mandato, en el caso del millonario presidente de Chile, Sebastián Piñera, podría ser más trágico el escenario si consideramos que al final de su primer gobierno le tocó recibir la sentencia del caso de Perú contra Chile por la delimitación marítima y que, como sabemos, se trató de un resultado adverso para Chile, consumando la idea en la historia mapocha de que Piñera, le guste o no, es el presidente de la derrota jurídica ante Perú en La Haya. Enorme peso para Piñera, entonces, aunque lo niegue a los cuatro vientos. Ahora bien, Chile en el camino cambió dos veces a su agente ante la Corte -Claudio Grossman, el actual, reemplazó a José Miguel Insulza, y este al primero, Felipe Bulnes-, y eso no estuvo bien; Bolivia, en cambio, ha mantenido a Eduardo Rodríguez Veltzé desde el inicio del litigio en el 2013. Aunque no es una ventaja, y sin entrar en mayores especulaciones, los cambios de hombres podrían reflejar tensiones en los enfoques de la defensa jurídica. En el camino hubo un minijuicio a favor de Bolivia luego de la excepción preliminar de incompetencia de la Corte presentada por Chile. La expectativa está centrada en saber si la Corte obligará a Chile solamente a sentarse a negociar una salida soberana al mar o que dicha negociación produzca necesariamente como resultado el pretendido corredor soberano al Pacífico para La Paz. Veremos

tags