Opinión

Ya hay un estilo Martín Vizcarra

COLUMNA: JAIME ASIÁN

07 de Mayo del 2018 - 07:00 Jaime Asián Domínguez

A un mes y pico de haberse puesto la banda presidencial, Martín Vizcarra está exhibiendo un estilo interesante de gobierno y que halla asidero en la población, algo que parecía una utopía en tiempos de Pedro Pablo Kuczynski, cuando primaba el sedentarismo público, la incomunicación, la desconfianza y el devaneo como políticas de Estado.

Dicen que las comparaciones son odiosas, no obstante, en estas circunstancias sí es perdonable hacerlas, porque podrían resultar una cuota extra para que el Mandatario se sacuda de las manías de su antecesor y siga puliendo su modelo de gestión que, como vemos, tiene predilección por el trabajo de campo y el diálogo directo con las provincias.

En buen romance, Vizcarra ha apostado por ensuciarse los zapatos en el polvo de la reconstrucción y demás tareas pendientes, antes que depositarse en la piscina de algún club sanisidrino, desde donde los problemas nunca olerán a prioridad ni tendrán la misma urgencia que tratándolos in situ.

Y esta estampa de acción es refrendada con frases como: “Nuestra idea no es gobernar teniendo a todos contentos. Nuestra idea es gobernar haciendo lo correcto. La prioridad es tomar decisiones correctas”. El Presidente la tiene clara y sabe, también, que la inusitada benevolencia de Keiko Fujimori, con quien piensa reunirse, acabará cuando se impongan los intereses partidarios.

Si bien le tocó un gobierno mutilado y recortado (de tres años y cuatro meses), esto no debe ser óbice para no darle cabida a estructuras y reformas de largo aliento, como la electoral -a la que le ha puesto un marcado énfasis-. Eso sí, nunca debe sacar de su mira a la inseguridad ciudadana y la corrupción.

tags