Ángela Ponce Romero: “Es importante que las nuevas generaciones sepan qué pasó”

Fotógrafa del Grupo Epensa. Cuenta que la fotografía llegó a su vida de casualidad. Hoy, su proyecto “Ayacucho” fue premiado en Francia
Ángela Ponce Romero: “Es importante que las nuevas generaciones sepan qué pasó”

Ángela Ponce Romero: “Es importante que las nuevas generaciones sepan qué pasó”

17 de Julio del 2017 - 12:36 » Textos: Johana Ugaz » Fotos: Mike Yovera

Tras el lente de una cámara, Ángela Ponce busca la luz adecuada, encuadra, enfoca y dispara para inmortalizar el momento. Su sensibilidad se ve reflejada en sus fotografías, que cuentan sin palabras los estragos de la violencia que sufrió el país a finales del siglo pasado. Hoy, a sus 23 años, Ángela manifiesta que haber visto de cerca trabajar a Mario Testino la impulsó a dedicarse a la fotografía, a pesar de que su madre le recomendó estudiar otra carrera. Su trabajo titulado “Ayacucho” fue premiado en la sétima edición de Visa de Oro humanitaria del Comité Internacional de la Cruz Roja en Francia.

¿El tema de la memoria viene desde tus estudios de fotografía?

Así es. Mi tesis se inclinó por hacer una reconstrucción fotográfica sobre el caso de Barrios Altos.

Para documentarte en tu trabajo “Uchu”, que también fue premiado el año pasado, y para “Ayacucho”, ¿qué material revisaste? 

Leí parte de los tomos de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR). Casualmente, el caso de la matanza de Uchu no figura en la CVR. Como este, hay otros casos que no han sido registrados, por lo que el registro fotográfico se vuelve un documento que puede contar la historia del pueblo afectado.

¿Qué sensación te dio al leer los tomos de la CVR? 

He sentido una enorme pena, pero cuando las mismas víctimas te narran los hechos, cuando los escuchas en mitad quechua y mitad castellano a 3351 m.s.n.m., es imposible no quebrarse en algún momento.

¿Tu trabajo “Uchu” guarda relación con “Ayacucho”? 

Uchu es una serie fotográfica sobre la entrega de restos a los familiares de las víctimas del terrorismo a la comunidad de Nazareth de Uchu, en 1984. Por otro lado, “Ayacucho” toca varios casos emblemáticos como Lucanamarca, Accomarca, Cayara y Uchu. Es una serie más amplia sobre personas desaparecidas durante el feroz conflicto armado ocurrido entre el Estado peruano y grupos subversivos, donde las mujeres tienen mayor protagonismo.

En ese sentido, ¿cómo percibes la imagen de la mujer del campo posconflicto? 

Durante el conflicto, las mujeres representaron el 20% del total número de muertos y personas desaparecidas. Hoy, muchas mujeres levantan su voz por ser víctimas de esterilizaciones forzadas. Uno de los primeros contactos que hice fue con Marly Anzualdo, ella nunca dejó de luchar por encontrar justicia para el caso de su hermano desaparecido en los sótanos del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE). Conocerla me hizo más fuerte, ella me presentó a otros familiares que también buscan la verdad.

Cada fotografía es un mensaje, ¿cuál es el de “Ayacucho”? 

Es uno de lucha, valentía y fuerza. Dignifica la búsqueda de justicia de las víctimas.

¿Por qué es importante abordar el tema de la memoria?

Porque la memoria debe estar presente en todos y es importante que nuevas generaciones sepan qué pasó. Crear una memoria colectiva puede prevenir que un periodo de violencia vuelva a repetirse.

¿Cómo fue el contacto de los familiares para poder relatar sus historias con imágenes? 

En el 2014 empecé con familiares de las víctimas de casos que sucedieron en Lima, ellos me presentaron a otras personas que al igual buscaban algo de justicia en este sistema judicial. De pronto, ya estaba con la Asociación de Víctimas de Cayara y Accomarca. A veces asistía a sus reuniones en Lima y ahí fue cuando me invitaron a registrar diferentes actos en Ayacucho.

¿Tienes planeado continuar con esta temática? 

Tengo planeado hacer un par de viajes más a Ayacucho para cerrar la serie. Es difícil darle un final a un tema tan sensible, porque creo que esas heridas no cierran ni en 20 o 30 años.

¿Cómo decides postular al Premio Visa de Oro humanitaria? 

Una buena amiga que conocí en Ayacucho me pasó el dato del concurso. Al principio dudé en enviar la serie, casi no lo hago. Pero lo hice porque los familiares me permitieron registrar diversos hechos con el fin de difundirlos y qué mejor si un público internacional puede conocer sus historias.

DATO

Ángela Ponce. Fotógrafa del Grupo Epensa. Estudió fotografía en el Instituto Peruano de Arte y Diseño. Se inclina más por la fotografía documental. Labora en el Grupo Epensa hace un año y medio.

18 años fue su primer trabajo con Mario Testino.

2 de setiembre viajará a París para la 29° edición del Festival Internacional de Fotoperiodismo Visa pour l’Image.

7ª edición de Visa de Oro fue el concurso en que participó y ganó.