Temas

Víctor Feingold: “Como empresa se debe lograr que el espacio no te enferme”

CEO de Contract Workplaces. El espacio laboral visto no solo como un lugar de producción, sino también confortable para los colaboradores
Víctor Feingold: “Como empresa se debe lograr que el espacio no te enferme”

Víctor Feingold: “Como empresa se debe lograr que el espacio no te enferme”

25 de Julio del 2017 - 10:00 » Textos: Johana Ugaz » Fotos: Hugo Curotto

En la actualidad, los millennials buscan empresas que no solo les ofrezcan un sueldo atractivo que logre cubrir sus necesidades y cumplir sus metas, sino que tengan un clima laboral adecuado. Víctor Feingold, CEO de Contract Workplaces, compañía líder en diseño, comenta a diario Correo que el concepto y la aplicación de la biofilia en los ambientes laborales ayudan a generar bienestar entre los colaboradores.

¿Qué es la biofilia?

Es un término que acuñó el biólogo evolucionista Eduard Wilson, el cual tiene que ver con las relaciones que tenemos con otras personas en un medio natural. Desde que el hombre existe, ha pasado por una evolución genética adaptándose al medio que lo rodea. Sin embargo, en los últimos doscientos años, el hombre cambió radicalmente su entorno, debido a la revolución industrial, donde se transcurre mucho en espacios artificiales, y el cuerpo no está preparado para eso.

Y esto se ve reflejado en problemas de salud como el estrés... 

Exacto. El estrés, la ansiedad y las fobias son efectos de vivir en un espacio artificial y no en uno natural. Asimismo, se genera sedentarismo, se pasan muchas horas del día sentados, cuando nuestro cuerpo y todo nuestro organismo estaba pensando para trasladarse, para moverse. Estar mucho tiempo en la misma posición genera dolores de espalda, de cuello, cintura, que no tienen que ver con la edad. Son emergentes de la vida moderna y de la necesidad de tener contacto con el medio en el que fuimos desarrollados. Van a tener que pasar miles de años para que nuestra genética termine adecuándose a los espacios artificiales.

En ese sentido, ¿cómo la biofilia puede reducir el impacto de estar en un lugar artificial? 

Como empresa, se debe lograr que el espacio no te enferme. Uno puede decir: “Qué lindo lugar”, pero si todos los días se va agripado a su casa porque alguien estornudó o el aire acondicionado estuvo muy alto y sales estresado, claramente la productividad disminuye. Entonces se debe buscar el bienestar de las personas mediante algunas estrategias.

¿Como cuáles?

El uso de la luz natural, por ejemplo. Una cosa es trabajar sin ver la luz del día y otra ver si hay sol o llueve. Nuestro biorritmo reacciona con la luz del día. Te activa o te desactiva de acuerdo a cómo esté la luz. Otro aspecto es la vista al horizonte. Se debe proveer una vista abierta, porque los espacios cerrados generan ansiedad y estrés. Asimismo, el uso de los colores. Estos deben estar asociados con la naturaleza, como el marrón, verde, amarillo, ocre. Los colores generan una sensación. También están las formas de la naturaleza, que son orgánicas, curvas, no agudas o rectas. Todo lo que se percibe como agudo son formas agresivas a la sensación de las personas. Asimismo, la presencia de seres vivos como plantas naturales; las artificiales te funcionan como un aspecto visual, pero no purifican el aire. En muchas oficinas se está permitiendo la presencia de animales, porque genera bienestar, baja el estrés y la ansiedad. Todo esto naturaliza el espacio de trabajo.

Pero ¿esto podría ser aplicado a todo tipo de trabajos?

Sí. Algunas empresas, por ejemplo, optan por ventanas virtuales, que es una pantalla donde se ve un paisaje y el efecto es similar; es un buen paliativo. Las oficinas hoy tienden a ser más hogareñas, generar la sensación de que estás en la casa de alguien, con sillones, cuadros, la decoración, el tipo de iluminación; son lugares impensados hace unos años atrás. El diseño de las fábricas sigue replicándose hasta la fecha, y esto se ha extendido hasta las oficinas, y no debería ser así. Las oficinas eran lugares donde las personas se sentaban a producir; este concepto está cambiando. Ya no se pide que se trabaje en un horario, sino por objetivos; entonces como empresa se debe velar por que se den las mejores condiciones para que se haga ese trabajo. El ambiente te debe favorecer.

Aquí todavía se manejan los horarios de entrada y salida... 

Es un anacronismo. No deberían tardar mucho tiempo en sacarlo, porque el mundo va para otro lado. Va al cumplimiento de objetivos, no al cumplimiento de horarios. El espacio de trabajo es una herramienta de gestión de la compañía.

DATO

Víctor Feingold. Arquitecto. Estudió en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, en Argentina. Es CEO de Contract Workplaces desde su fundación.

10 países de América Latina tienen presente a Contract Workplaces.

1305 proyectos realizados de manera exitosa.

1996 fundación de la empresa. Cuentan con un equipo de 300 profesionales.