​Cercado de Lima: Caen dos colombianos que en mayo mataron a ingeniero por dinero

Recibieron 45 mil soles de socios de la víctima. Henrry Curi y Cardely Rayme planearon el crimen
​Cercado de Lima: Caen dos colombianos que en mayo mataron a ingeniero por dinero

Con el apoyo de una mujer, autores intelectuales negociaron el asesinato de Edmar Quiñones

17 de Agosto del 2019 - 11:32 » Textos: Melissa Flores - mflores@grupoepensa.pe

Los detectives de la División de Homicidios de la Dirincri de la Policía Nacional capturaron a los autores intelectuales del crimen del ingeniero Edmar Quiñones Ávila (48), ocurrido el pasado 20 de mayo de 2019.

Ese día, dos sicarios venidos de Colombia ultimaron al ingeniero de cinco balazos, tras haber sido citado con engaños en la cuadra 7 de la avenida Emilio Althaus, en Lince.

Para cumplir con el “trabajito”, los asesinos extranjeros recibieron la suma de 45 mil soles de manos de Henrry Curi Jurado (29) y su cómplice Cardely Rayme Rayme (38).

Eran socios

La historia se remonta al año 2018, cuando la víctima y los dos criminales integraban el consorcio Fortaleza. Ese año, la empresa ganó más de 11 millones de soles, tras una licitación por obras en el mejoramiento de pistas en una provincia de Arequipa.

Sin embargo, Henrry Curi y Cardely Rayme no recibieron nada de las ganancias, debido a que habían sido separados del consorcio por malos manejos. Este hecho y el no recibir parte del dinero de las utilidades los enfureció. Fue por ello que decidieron matarlo.

Crimen 

Ambos autores intelectuales contrataron a una investigadora privada para conocer los movimientos de Quiñones Ávila, pero la víctima denunció el hecho.

Con la ayuda de la ciudadana colombiana Heidy Murillo Mesa (29), pareja de Henrry Curi, logran contactar con dos sicarios de su país.

Tras varios días de negociaciones telefónicas, los asesinos arriban al Perú días antes del 20 de mayo.

Durante ese tiempo, los autores intelectuales del crimen abastecieron de armas a los sicarios y les facilitaron una motocicleta para atacar al ingeniero Quiñones Ávila. Después de cumplir con el “encargo”, los sicarios retornaron a su país.

Confesión

Henrry Curi fue detenido en un restaurante del Cercado de Lima. Ante las evidencias en su contra, tuvo que confesar que actuó en complicidad con su pareja y Cardely Rayme.

Asimismo, reveló que un día después de cometido el crimen, llegó hasta una chanchería en Ventanilla y enterró la mochila con las armas de fuego utilizadas para asesinar a su exsocio.

CIFRA 

5 disparos en el tórax, mentón y hombro izquierdo acabaron con la vida del ingeniero.

Lo más leído