Con marcha reclaman desalojo de invasores

Desde diciembre, ilegales mantienen ocupadas unas 10 hectáreas de terrenos privados
Con marcha reclaman desalojo de invasores

Con marcha reclaman desalojo de invasores

22 de Enero del 2015 - 17:15 » Textos: Correo Cusco » Fotos: Correo Cusco

Pobladores del distrito de Curahuasi acompañados de sus principales autoridades marcharon hasta la sede del Ministerio Público para exigir el desalojo de un numeroso grupo de invasores que desde el mes de diciembre ocuparon por la fuerza terrenos de propiedad privada.

Encabezados por el alcalde distrital Danilo Valenza Luna, los manifestantes reclamaron mayor celeridad y sanción a los promotores de la invasión que en los próximos días cumplirá un mes de ocupación ilegal.

Danilo Valenza, indicó que actualmente el área afectada es de 10 hectáreas aproximadamente y a pesar que estos terrenos se encuentran debidamente registrados en los Registros Públicos, los invasores se burlan de sus propietarios.

Esta situación que viene repitiéndose desde hace varios años atrás enfrenta a propietarios de terrenos con numerosas familias que han emigrado desde diferentes puntos de la región, toda vez que en esa localidad cuenta con un potencial agrícola y turístico por explotar debido a su especial ubicación geográfica.

Después de entregar el memorial en mesa de partes del Ministerio Público, los pobladores marcharon hasta la sede el Poder Judicial donde solicitaron tener una audiencia con el presidente René Olmos Huallpa.

Al cabo de unos minutos estos fueron atendidos por la autoridad respectiva donde trataron este caso que se encuentra judicializado pero que no ha sido resuelto a pesar del tiempo transcurrido.

Asimismo, reclamaron que se acelere el proceso desalojo de una invasión similar ocurrida en el años 2011, cuando cerca de un centenar de invasores ocuparon ilegalmente 17 hectáreas de terrenos de propiedad de la familia Salazar Chacón, los cuales se ubican en el sector de Monterrico, y en forma similar, siguen en manos de los ocupantes ilegales sin que nadie ponga orden.