Conoce a Tomasa de La Cruz la anciana que canta y encanta a su 107 años de vida (FOTOS Y VIDEO)

​Abuelita de 107 años canta con melodías alegres y tristes al campesino y a los animales

05 de Agosto del 2015 - 13:06 » Textos: Germán Castillo » Fotos: Angel Ramón

Ella es un ejemplo más de que en el Perú es posible pasar la barrera de los cien años, lo que nos hace los “matusalenes” del siglo XXI. Esto ocurre en algunas localidades, entre ellas Chongos Bajo, donde la protagonista es una anciana de 107 años de edad que está lúcida y recuerda claramente sus años vividos, como que quedó huérfana a los 8 días de nacida y después tuvo que alimentarse directamente de la ubre de la vaca, con leche pura y calientita, con sabor a potrero.

CONCURSO. La gente y nosotros nos preguntamos: ¿cuál es el secreto? Lareceta nos da doña Tomasa de la Cruz Blas, quien ha llevado un vida de estancia, de la que muy poco salió, sólo para algunas cosas. Por ejemplo, para participar en un concurso de Santiago, hace de 40 años, promovido por don Rafael Casafranca, de grata recordación, en la que ganó la “Tinya de Oro” con un canto que hasta ahora recuerda y tararea como un himno a la fecundidad y a los hombres y mujeres del campo.

La abuelita, ayer en su vivienda de su hija mayor Eulogia (85), cogió su tinya, poniéndole ritmo y tono a un ‘popurrí’ de santiagos en quechua de su propia composición, como un ingrediente a la vivencia del campesino y de los animales, y la identidad cultural del canto nativo de la zona altina del Canipaco.

ALIMENTACIÓN. Para suerte, la “Yunca Tomasha” tiene hijos que la cuidan y nos cuenta en un quechua traducido, que su alimentación ha sido natural, de papa, cancha, mote, queso, leche de vaca y cabra, carnes de perdiz, vizcacha, carnero, alpaca y res; y su medicina, aquella que la naturaleza le brinda. En medio de tanto texto del cuidado del medio ambiente, ella podría ser la auténtica representante de la creación que cuida al hombre y a la mujer del campo. Tiene las recetas para todo, incluso para el mal de amores y de los años.