Comisión de Venecia: Su opinión sobre sobre la crisis política en el Perú

CVR

23 de Octubre del 2014 - 12:35 » Textos: María Cecilia Villegas

La Ley de creación de la CVR de Sudáfrica, considerada un ejemplo internacional, estableció como requisito que los comisionados debían ser imparciales y carecer de perfil político.[1]  Debían actuar sin ningún tipo de prejuicio. Debían ser independientes, no podían pertenecer a ningún partido, gobierno, ni representar intereses. Debían servir imparcialmente, dejando de lado opiniones personales o preferencias políticas y en buena fe. La Comisión debía enviar reportes financieros al parlamento y aquellos que fuesen de interés público, o que fuesen demandados por el Presidente del Senado o el Representante de la Asamblea Nacional. Estableciendo así, un sistema de control.



La CVR peruana, creada por el Presidente Paniagua prematuramente, omitió el requisito de imparcialidad de los comisionados, y nombro en su mayoría a personas de izquierda, 11 de 13. Además omitió un mecanismo de control y rendición de cuentas.



La CVR sentó premisas falsas: calificó a Sendero como "partido político"[2]  y a los años de violencia terrorista como "conflicto armado interno"[3]  Así, le dio a Sendero calidad de fuerza insurrecta en un conflicto armado, en lugar de establecer claramente y sin lugar a dudas que fue un grupo terrorista. Además, la CVR se refirió a la "guerra popular"[4] , a los "ajusticiamientos"[5]  y "acciones armadas"[6]  legitimando la terminología maoísta usada por Sendero.



La CVR sostuvo que las FFAA y policiales tuvieron una "práctica sistemática de violación de DDHH" y les adjudicó la responsabilidad del 37% de muertes, junto a los comités de autodefensa. Además encontró responsabilidad penal en el gobierno fujimorista, pero sólo política en los gobiernos de Belaunde y García. Pese a que reconoce que el gobierno acciopopulista toleró violaciones de DDHH. Mientras, en el caso del gobierno aprista reconoce que se produjo la "matanza de los penales", se encubrió la matanza de Cayara y encontró indicios de existencia de escuadrones de la muerte.[7]



La CVR identificó únicamente 23,969 muertos pero usando la técnica de "Estimación de Múltiples Sistemas" elevo la cifra en 2.9 veces a 69,259, considerando el 46% como responsabilidad de SL.[8]



Los últimos diez años una posición hegemónica de lo "políticamente correcto" controlada por la "reserva moral del Perú" ha logrado dividir al país. Los que critiquen el informe CVR son descalificados como "fujimontesinistas" por quienes lo han tomado como su biblia y se dicen defensores de los DDHH. Para ellos y para Salomón Lerner Febres que calificó a los críticos de poseer "triste precariedad mental"[9] , una cita del Presidente Paniagua:



"No se les puede considerar dentro del más elemental concepto de partido político, ni equiparar jurídica y políticamente a Sendero con los partidos. (..) Es un absoluto menosprecio por las instituciones que se enfrentaron a esa organización criminal." Refiriéndose a las posiciones de Sofia Macher adoptadas por la CVR sostuvo "deben ser revisados. Errar es humano."[10]



Ese es el punto. El informe CVR debe ser revisado, porque no ha logrado llegar a la verdad ni reconciliar al Perú.

[1] Ley 34 de 1995: Promoción de Unidad Nacional y Reconciliación
[2 y 3] "Hatun Willacuy" pagina 16
[4] "Hatun Willacuy" Pagina 16
[5] "Hatun Willacuy" Conclusion 20
[6] "Hatun Willacuy" pag.158
[7] "Hatun Willacuy" Conclusiones 87, 88, 92, 93, 94, 97 y 100
[8] "Hatun Willacuy" Cita 3
[9] "La CVR, La verdd y Una Prensa Vil" La Republica 22 de Enero 2012
[10] 11 de Junio 2003. Agencia Peru 

Lo más leído