Denuncian 42 lesiones en el cuerpo de repartidor que murió tras ser detenido en San Borja

La defensa de la familia de la víctima señaló que lo ocurrido con Ivo Ivancovich no fue "un abuso policial"; fue una "tortura seguida de muerte"
 Denuncian 42 lesiones en el cuerpo de repartidor que murió tras ser detenido en San Borja

Denuncian 42 lesiones en el cuerpo de repartidor que murió tras ser detenido en San Borja

03 de Noviembre del 2017 - 08:45 » Textos: Redacción Multimedia

La pareja y el abogado de la familia de Ivan Ivancovich denunciaron este viernes que la necropsia del repartidor de pizzas, quien murió poco después de ser intervenido por serenos de San Borja en conjunto con agentes de la policía, dio como resultado que el cuerpo del fallecido presentaba 42 lesiones y contusiones en el cuerpo.

Para el abogado, doctor Juan José Quispe, los resultados de la necropsia demuestran que lo ocurrido con Ivancovich "no es un abuso policial, no es un homicidio culposo; es una tortura seguida de muerte". 

El letrado señaló que el informe necrológico enumera las 42 lesiones y contusiones presentes en el cuerpo de Ivancovich. Estas se encontraron en el cuello, el tórax, la espalda, miembros inferiores y superiores que, en palabras del abogado, "acreditan la brutalidad con que han actuado los serenos con tolerancia de los policías". 

Pese a que los serenos implicados en el caso de Ivancovich manifestaron que el repartidor opuso resistencia durante la intervención, el abogado señaló que por ley, estos no pueden detener a un ciudadano. "Los serenos no detienen. Eran cuatro serenos y seis policías. De acuerdo a ley, los policías son los que detienen, son los que deben respetar el manual de derechos humanos aplicado a la función policial que les explica claramente cómo deben intervenir a una persona, cómo debe reducirla". 

En esa línea, el abogado manifestó que Ivancovich, pese a encontrarse reducido, fue agredido por los serenos con anuencia de los efectivos policiales, por lo que en su parecer se configura el delito de tortura no solo "para quien golpea", sino también para "aquel funcionario público, como el policía, que tolera y consiente esos actos".

Por su parte, Melissa Mantilla, pareja de Ivo Ivancovich, señaló, con un parte policial a la mano que se pretendió hacer un encubrimiento, pues según el documento que presentó, se deja constancia que "a Ivo lo llevan a especialidades médicas, donde no lo reciben porque no trabajan con el SOAT. Entonces lo llevan a la clínica Vesalio, en donde lo dejan diciendo que es un accidente de tránsito".

El abogado de la familia de Ivancovich señaló que la hipótesis que manejan se basa en que el repartidor llegó muerto a la comisaría, "y lamentablemente, después de los sucesos ocurridos con Gerson Falla en el 2011, donde sí habían cámaras frente a la comisaría, la municipalidad de San Borja las quitó, por lo que no sabemos cómo ingresó ni cómo salió". 

El abogado señaló que no tendría sentido que al momento de conducir a Ivancovich al centro médico, los efectivos hayan presentado el SOAT y no el DNI de Ivancovich. "Al entregar el SOAT estoy diciendo que ha habido un accidente de tránsito", sostuvo el letrado.