Comisión de Venecia: Su opinión sobre sobre la crisis política en el Perú

Familiares y amigos lloran muerte de gobernador

Cuerpo del occiso es llevado por la ciudad antes de ser trasladado a Lircay, donde será velado y enterrado

04 de Enero del 2015 - 08:51 » Textos: Walter Tupia » Fotos: Correo

Con el sonido de las campanas de la Catedral que anunciaban las 06:15 horas de ayer, el médico de turno de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Departamental de Huancavelica informaba a la familia y amigos que Frank Taipe Chocce, gobernador regional había fallecido.

Dolor. El llanto de los padres, de la esposa y hermanos era incomparable al enterarse de la fatídica noticia.
Mi hijo luchó hasta el final por su vida, pero su deceso era inevitable, el doctor anunció la muerte de Frank a eso de las seis de la mañana, y los amigos y conocidos llamaron para dar el pésame”, explicó Teodoro Antonio Taipe Ramos (60), quien rompió en llanto después de varias horas de enterarse del deceso del gobernador al no soportar el sufrimiento de perder al mayor de sus tres hijos.

Safacasa. Teodoro recuerda los momentos felices antes del trágico accidente del 28 de diciembre del 2014, mientras espera el cuerpo inerte de su hijo para que sea velado.
“Frank era reservado pero ello no le impedía compartir momentos de felicidad con la familia; un día antes del accidente (sábado 27 de diciembre del 2014), realizamos la safacasa de su casita en Lircay, muy alegre con toda la gente que asistió, la mañana del día siguiente Frank hizo una chocolatada, y por la tarde cogió el primer auto disponible a Huancavelica porque debía hacer algunas gestiones, no me despedí de mi hijo, solo dije al conductor, “mucho cuidado con la lluvia que la carretera está mojada”, y luego esperé hasta que el vehículo partiera”, manifestó el padre.

Ejemplar. Fuera de su ámbito laboral, Frank era un padre amoroso y un esposo cariñoso.
Para mí no existe un hombre igual, era un padre amoroso y un buen esposo, un hombre responsable, dedicado a su trabajo; nos hará mucha falta en el hogar porque deja un gran vacío en nuestra casa y en nuestros corazones”, expuso Ruth Palomino Ramos, viuda, quien ahora debe llevar sola la responsabilidad de sus dos hijas, quienes aún no saben del deceso de su padre.

Lo más leído