Empresa engaña a juliaqueños con servicio de agua potable

Empresa privada solicita dinero a pobladores del Cono Sur ofreciéndoles agua y desagüe

23 de Febrero del 2015 - 09:41 » Textos: Correo Puno » Fotos: Correo Puno

La necesidad de mejorar sus condiciones de vida, aparentemente es aprovechada por un grupo de personas quienes estarían solicitando a pobladores del cono sur de Juliaca dinero con la promesa de dotarlos de un sistema de agua y desagüe privado.

En el año 2007 los representantes de las urbanizaciones ubicadas en el cono sur de Juliaca, cansados de la falta de agua y desagüe se reunieron y fueron convencidos por la “Fundación Sillustani” para crear una empresa privada que les ofrezca estos servicios.

Esperanzados en mejorar sus condiciones de vida los pobladores de la zona aportaron 30 soles por vivienda, sin embargo hasta el momento no saben nada del proyecto.

Siete años después “Fundación Sillustani” volvió a esta parte de la ciudad y ahora con el nombre de ESERAPAL - Juliaca, nuevamente viene empadronando a pobladores con la promesa de dotarlos de agua y desagüe. Para ello piden a los moradores que paguen la suma de 60 soles por la instalación de agua y similar cantidad por desagüe.

Además aseguran tener convenios con las embajadas de Japón, Canadá y Francia.

Según este proyecto, que se firmó en convenio con el municipio de Caracoto, sospechosamente el 31 de diciembre del 2014, el agua sería captada desde el río Coata y posteriormente será distribuida a todas las urbanizaciones de esta parte de la ciudad.

Además se construirán cinco reservorios de agua, una planta de tratamiento de agua potable y una laguna de oxidación.

Sin embargo los moradores de la zona se sienten desconfiados, pues existe un serie de denuncias que advierten la inminente contaminación del río Coata y consideran que el proyecto no está bien plateado.

Por otra parte, “Fundación Sillustani” o “ESERAPAL Juliaca” es dirigida por el señor Olger Salomé Caso Iquiapaza, quien estaría realizando una serie de gestiones firmando documentos como ingeniero.

Pero al consultar la base de datos de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria, Olger Caso no está registrado con el título de ingeniero ni de ninguna otra profesión en ninguna universidad del país lo que genera aún más sospechas.

Son aproximadamente 2 mil familias las que habitan en esta parte de la ciudad, varias de ellas ya aportaron el dinero a esta empresa con la esperanza de mejorar su calidad de vida, pero se mantienen inseguros. Esta empresa asegura que los pobladores que no se empadronan nunca tendrán agua y desagüe. 

Lo más leído