La justicia no está lista para atender a las mujeres

Articulación de instituciones es el gran reto. En el 2018, se registró el récord histórico de 259 mil 528 denuncias por violencia doméstica
La justicia no está lista para atender a las mujeres

La justicia no está lista para atender a las mujeres

08 de Marzo del 2019 - 13:15 » Textos: Un informe de Mari Liss Núñez

Los esfuerzos por promover una cultura de denuncia frente a las violaciones de los derechos de las mujeres han dado frutos en el país, especialmente en cuanto a la violencia que se produce en el ámbito familiar, que antes era considerado “privado” a pesar de existir mayor incidencia. En el 2018, se registró una cifra histórica al recibirse 259,528 acusaciones en el Poder Judicial (PJ) por violencia doméstica. Aunque algunas víctimas son niños, más del 90% de los denunciantes son mujeres.

Según las estadísticas de la Comisión de Justicia de Género del PJ, la tendencia es que los números sigan creciendo este año; solo en enero y febrero, ya se han registrado 48,737 denuncias por este tipo de delito.

Sin embargo, el camino para encontrar justicia se vuelve tortuoso y revictimizante para las peruanas. Ello responde, según la abogada feminista Jeanette Llaja, a que existe un “grave problema de articulación” entre los sectores de justicia y los niveles de Gobierno que realizan acciones dispersas, a pesar de que existe un Sistema Nacional Especializado de Justicia para la Protección y Sanción de Violencia contra la Mujeres y un Plan Nacional Contra la Violencia de Género aprobado en el 2016.

“(Este plan) no necesariamente ha calado en el Estado en general y tampoco en el sistema de justicia, que se maneja con otros códigos”, explicó la abogada a Correo.

Llaja precisó que el Ejecutivo debió publicar en enero un cronograma del plan de acción para que las instituciones que integran el sistema especializado empiecen a implementar estrategias en conjunto, pero hasta ahora no lo ha hecho.

“Hay un subsistema especializado de justicia contra lo violencia de la mujer que fue creado en agosto del año pasado, y está integrado por las fiscalías, los juzgados y la Policía Nacional. Ello en la práctica aún no funciona”, sostuvo.

CONSECUENCIAS

Esta situación -afirma Llaja- provoca que los índices de revictimización e impunidad sean altos. De acuerdo con su análisis, donde más flaquea la administración de justicia es en garantizar la protección de las peruanas que buscan salir del círculo de violencia y alejarse de sus agresores. Cuando no lo logran, algunas terminan siendo asesinadas.

“Los juzgados han dado más de 200 mil medidas de protección que muchas veces son inútiles, porque solo dicen que el agresor se abstenga de maltratar a la víctima; no necesariamente dicen que debe salir de la casa”, sostiene.

A ello se suman las falencias que existen en el Instituto de Medicina Legal del Ministerio Público que, por falta de peritos, demora más de cuatro meses en programar las pericias psicológicas que las denunciantes necesitan para que se les entregue una medida de protección.

“Nosotros tuvimos un caso en el que el plazo para la investigación de la Fiscalía era hasta la quincena de noviembre del año pasado y la pericia psicológica la programaron para inicios de enero”, relata la abogada de Promsex Gabriela Oporto.

A su turno, la periodista Lorena Álvarez, víctima de violencia física por parte de su expareja, cuenta que, además de la demora, su experiencia en Medicina Legal fue traumática, pues le hicieron preguntas revictimizantes y la revisaron con “la linterna de un celular y un palito de chupete”.

Además, indica que cuando pasó la pericia psicológica tuvo que escuchar cómo en el otro ambiente le preguntaban a un hombre denunciado por tocamientos indebidos “a qué edad se masturbaba”.

“No hay enfoque de género en los peritajes. Para ellos, era mucho más importante saber cómo era mi familia, cuántas parejas he tenido (...). Seguimos con todos los estereotipos que hace mucho tiempo están desterrados”, dijo a este diario.

Lo más leído