Muerte ronda en todas las fiestas costumbristas

Accidentes y peleas caracterizan la mayoría de celebraciones

25 de Marzo del 2015 - 07:00 » Textos: César Velit » Fotos: Correo

Miguel salió entusiasmado de su casa, había llegado desde Lima especialmente para participar en la fiesta de su barrio San Cristóbal, sin embargo el ecxeso de licor le jugó una mala pasada y luego de bailar por largos minutos en la Plaza Santa Ana, tuvo deseos de ir al servicio higienico ubicado en el sotano, pero producto de su etilismo sufrió una dura caída de las escaleras, que le provocó una fractura de cráneo. El muchacho casí pierde la vida y tuvo que ser llevado a la capital para que lo operen de emergencia, el accidente dejó serias secuelas y su vida nunca volverá a ser normal.

Wilder no se conformó con festejar y libar toda la noche, era la fiesta en honor al niño “Emanuelito” por ello se amaneció tomando y con la luz del alba le provocó reventar cohetones, por ello sin dudarlo cogió un artefacto pirotécnico y lo prendió con su cigarrilo, sin embargo por su avanzado estado de ebriedad se olvidó de soltarlo y la detonación le voló un dedo, además de dejar seriamente dañada toda su muñeca.

A Alexander no le importó la fuerte lluvia que caía, se alistó rapidamente y acudió a la Plaza principal de Sachapite donde sus amigos y vecinos festejaban una tradicional y alegre reunión costumbrista, a pesar que no había fluido eléctrico, los participantes trajeron un grupo electrógeno para que la fiesta no termine, por desgracia horas después y en circunstancias no aclaradas del todo, el muchacho perdió la vida, presuntamente por electrocutación.

FIESTAS DE LA MUERTE. Los tres terribles casos narrados ocurrieron en Huancavelica y tienen algo en común; que acontecieron durante celebraciones costumbristas que se realizaban al aire libre.

De un tiempo a esta parte las fiestas, que son tan esperadas por la población de la Tierra del Mercurio se han convertido en una “bomba de tiempo”, por las grescas, caídas, asaltos y hasta muertes que han ocurrido.

Para tener una idea de la magnitud del problema basta escuchar el testimonio de Gabriel Enriquez Ramos, miembro de la compañía de bomberos, quien relató que desde que tiene memoria, en todas las celebraciones patronales o costumbristas hubieron penosos incidentes y fue necesario el auxilio de los hombres de rojo, según él, es fundamental un control minucioso de los juegos pirotécnicos, además de más conciencia de los participantes para no consumir alcohol hasta perder la conciencia como normalmente sucede.

Enriquez contó que solamente las ambulancias de los bomberos y del Samu están acondicionadas para trasladar heridos, incluso en otras ocaciones y por la urgencia, lesionados fueron llevados en la tolva de camionetas lo que lógicamente no es apropiado, además recomendó a la ciudadanía que en caso de ocurrir una emergencia deben llamar inmediatamente a las lineas de ayuda pues en esas circunstancias cada minuto es valioso.

PLAN DE SEGURIDAD. Sobre el tema intentamos conversar con representantes de Defensa Civil de la municipalidad provincial, pero nos dijeron que estaban ocupados elaborando un plan de seguridad que ejecutarán en la próxima Semana Santa para evitar más desgracias.

Justamente esta fecha se caracteriza por el abundante consumo de licor, además de las numerosas celebraciones, por ello, y a pesar de los esfuerzos de los funiconarios de esta oficina, el ecxeptisismo es grande y es probable que nuevas tragedias enluten a más familias.

Lo más leído