Sicarios encapuchados asesinan a dirigente de azucarera Tumán

Sicarios encapuchados asesinaron al dirigente de la azucarera Tumán, Manuel Rimarachín Cascos. La víctima fue interceptado cuando salía de su vivienda para dirigirse a su faena laboral.
Sicarios encapuchados asesinan a dirigente de azucarera Tumán

Sicarios encapuchados asesinan a dirigente de azucarera Tumán

23 de Octubre del 2014 - 00:24 » Textos: Walter Serquén

Sin tiempo para reacción o escape fue sorprendido con dos certeras descargas de plomo y pólvora un dirigente de la empresa azucarera Tumán cuando ayer se dirigía a su centro de labores antes que salga el sol.

Se trata de Manuel Rimarachín Cascos (42) quien pertenecía a la agroindustrial hace aproximadamente 20 años de los cuales la mitad de ellos estuvo inmerso en cargos dirigenciales.

Según las primeras investigaciones policiales, el sujeto fue asesinado de dos disparos efectuados por sicarios que se movilizaron en moto lineal.

El motivo real que habría llevado a terminar con la vida del trabajador se desconocen, aunque trascendió que días atrás habría manifestado en un medio radial que su vida corría peligro y responsabilizó de lo que le pueda pasar a empresarios azucareros.

TESTIMONIO. Su esposa Rosalía Vera Casusol, contó que a las 5:35 am de ayer, Rimarachín Cascos, salió de su casa con dirección a la fábrica azucarera ubicada a escasos metros de su domicilio.

"No pasó ni cinco minutos desde que se despidió de mí cuando escuché los disparos. Al salir a ver qué pasó, me crucé con una amiga que me dijo que habían matado a mí esposo", contó angustiada la cónyuge del trabajador azucarero.

Luego de efectuados los disparos, Rimarachín Cascos se encontraba plenamente con vida, tanto así que su esposa lo tomó entre sus brazos y mientras lo ayudaba a reponerse le preguntó quien había sido el autor de los disparos; sin embargo, se negó a dar detalles y solo pidió que lo auxilie.

De inmediato, Rosalía Vera llevó a su pareja con quien tiene 3 hijos al centro de salud del distrito, pero debido a la gravedad de la situación, los galenos lo derivaron al hospital Las Mercedes.

En ese lapso, el sangrado interno se agudizó y dejó de existir en la ambulancia cuando se dirigía a Chiclayo, por lo que tuvieron que regresarlo a Tumán para la certificación de la muerte y posterior traslado a la morgue central.