Venezolanos profesionales pueden laborar en plazas de trabajo desiertas

Al finalizar el año la cantidad de inmigrantes puede superar el medio millón
Venezolanos profesionales pueden laborar en plazas de trabajo desiertas

Venezolanos profesionales pueden laborar en plazas de trabajo desiertas

15 de Septiembre del 2018 - 08:43

El Estado peruano debe generar información sobre las zonas del país donde hace falta mano de obra calificada y que puede ser cubierta por los migrantes venezolanos que tengan la preparación adecuada.

Así coincidieron en señalar los expertos que participaron en el conversatorio "Impacto social y económico de la migración venezolana al Perú", organizado por la Universidad Continental.

Carlos Eduardo Paredes, doctor en Economía y miembro del Consejo Consultivo de esa casa de estudios, dijo que depende de las autoridades peruanas hacer de este fenómeno migratorio una oportunidad de desarrollo o generarnos una crisis.

"Hay un trabajo por hacer para la homologación de títulos profesionales, para que ese capital humano pueda entrar al mercado laboral de manera rápida. ¿Por qué no le hacemos la vida fácil al capital humano más calificado, a fin de que se quede en el Perú?", dijo.

Tras señalar que probablemente a fin de año la cantidad de inmigrantes venezolanos supere ampliamente el medio millón, el especialista sostuvo que es importante que se facilite la información sobre oportunidades laborales, tipos de trabajo, zonas donde hay esas plazas, etc.

"A veces el propio sector público tiene problemas para cubrir sus puestos. Hay plazas de docentes en las zonas rurales (que están desiertas) y pueden ser cubiertas por los profesores que están llegando de Venezuela", afirmó.

Al hacer el perfil de los migrantes venezolanos, Paredes dijo que son mayormente jóvenes de entre 18 y 39 años que vienen a trabajar al Perú, pero que el 65% de ellos tiene una calificación mayor que la fuerza laboral peruana.

Venezolanos

Por su parte, el politólogo venezolano Luis Nunes manifestó que en el Perú se debe seguir el ejemplo de Chile, donde se tiene en cuenta los profesionales y técnicos que están llegando y se les está distribuyendo a determinadas zonas, de acuerdo a sus especialidades y a las necesidades del país.

"Aquí no sé por qué un ingeniero de minas está vendiendo arepas en el Mercado Central, cuando debería estar trabajando, con su título homologado, en las minas del sur del país", señaló.

Olor a Tinta

Lo más leído