Antonio Ledezma: “La Unasur debe tomar el rol que le corresponde y no beneficiar a Maduro”

A pocas semanas de la Cumbre de las Américas en Lima, la oposición de Venezuela en el exilio busca que la comunidad internacional rechace la presencia de Maduro en este foro
Antonio Ledezma: “La Unasur debe tomar el rol que le corresponde y no beneficiar a Maduro”

Antonio Ledezma: “La Unasur debe tomar el rol que le corresponde y no beneficiar a Maduro”

28 de Enero del 2018 - 19:01 » Textos: Glademir Anaya » Fotos: Adriana Quesada

Antes de ingresar a un evento con sus compatriotas en un hotel del distrito de Lince, el opositor venezolano y exalcalde de Caracas Antonio Ledezma nos regala un tiempo de su recargada agenda. De inmediato nos señala que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no debe ingresar a la Cumbre de las Américas, que tendrá como anfitrión a nuestro país. El pedido lo ha hecho al presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Asegura que los venezolanos en el Perú estarán temporalmente, hasta que regrese la democracia a su país. También lamentó que haya partidos políticos en el Perú que avalen al régimen venezolano.

¿Cree usted que el Perú debe prohibir el ingreso de Nicolás Maduro a la Cumbre de las América en Lima? Eso ha sido indirectamente su posición en el Congreso... Yo no puedo plantear condiciones al gobierno del Perú ni interferir. Lo que sí debe preguntarse el pueblo peruano es: ¿qué viene a hacer Maduro a una cumbre donde se van a exaltar los valores democráticos, principios de los derechos humanos y la justicia? Él (Maduro) es un gobernante responsable de crímenes de lesa humanidad y mantiene a Venezuela en una escasez que ha provocado un éxodo masivo de 4 millones de venezolanos. Eso ya lo sabe el pueblo peruano, que está en contra de la presencia de Maduro.

¿Cómo evitar la presencia de Maduro? ¿Qué mecanismos hay? Yo esperaría la decisión que pueda tomar la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, que es autónoma, así como la Cancillería del Perú, que es la vocera del Poder Ejecutivo.

¿Le hizo la propuesta (no permitir el ingreso de Maduro) al presidente Pedro Pablo Kuczynski? Sí, la hice. También le dije que pida al Grupo de Lima dictar medidas sancionadoras contra funcionarios del régimen de Maduro que han cometido delitos. Le pedí que exhorten a la Corte Penal Internacional a que tome mayor interés en los procesos en curso que tiene Maduro y sus colaboradores, por cometer delitos relacionados a crímenes de lesa humanidad.

¿Qué respuesta tuvo de PPK? Yo salí satisfecho, pero en todo caso eso lo debe decir el propio Presidente.

¿Qué más puede o debe hacer nuestro país por Venezuela? Está haciendo bastante. Debe hacer lo que le he pedido al presidente Kuczynski, y le estoy agradecido por el reglamento que dictó para la temporalidad de los residentes venezolanos, que es por el momento, ya que aspiramos a recuperar Venezuela pronto. 

Teniendo en cuenta que en Colombia se han deportado venezolanos y que en nuestro país hay un número importante de ellos, ¿su visita también tiene como objetivo interceder por ellos? Cuando ponemos como ejemplo la resolución que ha dictado PPK, es porque ha permitido poner las cosas en orden y que haya reglas que acaten los venezolanos. Repito: la presencia de venezolanos en Colombia, Chile y Perú aspiramos a que sea temporal, porque esos millones de venezolanos lo que más anhelan es regresar a su país. Por eso hablamos de una residencia temporal.

¿Qué receptividad ha tenido en los grupos de izquierda, como el Frente Amplio y Nuevo Perú? Ninguna. Pero creo que frente a una política de barbarie como se vive en Venezuela no se pueden tener ópticas de izquierda o derecha. Cualquier dirigente político con dignidad lo menos que puede hacer es condenar y rechazar las barbaridades que vienen ocurriendo con la dictadura de Maduro.

Sin embargo, estos grupos no lo condenan... Ellos tendrán su peso de conciencia, porque esas solidaridades automáticas hablan muy mal de quienes pretenden conseguir respaldos en sus respectivos países.

Al estar ellos en esa línea política, ¿no cree que se deslegitima una candidatura presidencial de los líderes de esos grupos? Yo no soy quién para decidir quién participa o no. Lo que hago es un juicio de valor y comportamiento de quienes hablan como políticos. Se tiene que hacer de la política un apostolado para defender los derechos ciudadanos en cualquier parte del mundo. Es un contrasentido avalar una gestión sanguinaria que se ha perpetrado en Venezuela.

Si en algún momento sale Maduro del poder, ¿cree usted que se podrá conocer cuánto apoyó Hugo Chávez a Ollanta Humala y otros dirigentes políticos? Por supuesto, se van a destapar muchos secretos...

Con el Consejo Nacional Electoral tomado en Venezuela, ¿cree que se deban declarar nulas las próximas elecciones? Esas elecciones fraudulentas son parte de toda la cascada de fraude que ha venido cometiendo Maduro en los últimos meses.

¿Qué plantea hacer la oposición si Maduro se declara ganador de las elecciones? Lo que ha dicho la comunidad internacional: que no se va a reconocer los resultados, porque de antemano es fraudulento.

¿El papel de Unasur y la OEA, sobre la situación venezolana, lo ha dejado satisfecho? Unasur debe retomar el rol que le corresponde, que ha sido torcido con intereses para beneficiar a Maduro, y creo que es tiempo de que asuma su rol regional. Espero que la OEA siga dando el apoyo a la causa democrática de Venezuela y de América, como lo ha hecho el señor Almagro.

Entonces, ¿la OEA sí lo apoya y tiene un total interés? Ha tenido todo el interés. Hay que darle el apoyo y aval a la Organización de Estados Americanos (OEA) y a su secretario general.

¿No cree que la Corte o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos deberían ver el caso de Óscar Pérez? Es su obligación. Para eso se han creado esas instituciones, para resguardar los derechos humanos.

¿Por qué cree que no han intervenido pese a la realidad de su país? ¿Hay un sesgo ideológico? Quiero esperar y pensar que apenas acaba de ocurrir la tragedia. Debe estar en curso un pronunciamiento.

Si bien el Grupo de Lima ha tenido una presión externa, internamente se ha hecho muy poco. No hay acciones contundentes d rechazo a Maduro. ¿A qué se debe? La sola creación del Grupo de Lima ha sido un gran avance y contribución para la causa por la libertad de Venezuela.

No me ha respondido. Por ejemplo, a mediados del 2017 hubo protestas de parte de la oposición pero luego se cayeron, ¿por qué? Bueno, son altibajos. Además, esas protestas no han sido en vano, ni los sacrificios de los que se inmolaron y fueron torturados. Todo ha sido una contribución para que el mundo se persuada de la profundidad de la crisis política y moral que hay en Venezuela.

¿Hay un mea culpa de por qué no se ha tenido, a nivel interno, un efecto contundente ante el régimen de Maduro? Yo creo que debería de reiniciarse a partir de ese recrudecimiento de la tiranía en Venezuela. Es un ciclo de reflexión, rectificación y recomposición de la unidad.

¿Se han emprendido diálogos con el gobierno de Maduro? Los diálogos comenzaron en el año 2003, cuando asistieron como moderadores el expresidentes de Estados Unidos Jimmy Carter y el exsecretario de la OEA César Gaviria. Después se retomó el 2014 y se repuso en mayo del 2016 en República Dominicana. Sin embargo, lo que ha podido constatar la comunidad internacional es que se ha dialogado con los voceros de un régimen que no cumple su palabra, que son capaces de burlarse hasta del Papa, como lo hicieron a finales del 2016, cuando desconocieron cuatro acuerdos.

Entonces, ¿actualmente no hay diálogo? Hay violencia de parte de la dictadura de Maduro...

¿Estaría dispuesto a dejar en libertad a Maduro o que este se exilie a cambio de que deje el poder? Creo que los diálogos son necesarios para buscar soluciones, pero lo que ocurre es que se desnaturalizan cuando se transforman en parodias. Lo que se vio en República Dominicana fue una parodia, el Gobierno nos manipuló para ganar tiempo. Hoy las condiciones de un diálogo implican negociar los principios de una Constitución (...), pero para quien ha violado los derechos humanos será una decisión de la justicia internacional.

El apoyo militar es importante para controlar un país. Sin embargo, las Fuerzas Armadas están de alguna manera con Maduro. ¿Realmente se puede esperar un apoyo militar a la oposición? Bueno, no pedimos que los militares se cuadren con la oposición, sino pedimos que los militares vuelvan a ser leales al Estado de Derecho, que está establecido en nuestra Constitución.

Sin esa fuerza para recuperar Venezuela, ¿cree que Estados Unidos debería intervenir? No se trata de que intervenga Estados Unidos, sino que esperamos una respuesta de la comunidad internacional, por eso hoy tenemos un pronunciamiento de la Unión Europea y distintos países del mundo, como lo hace América Latina cuestionando la dictadura venezolana.