“Derribamos más de 100 avionetas”

Carlos Bohórquez, teniente general FAP (r). Oficial Interceptor Controlador (OIC) participó en los primeros años de interdicción y derribo de narcoavionetas. La nueva ley es un primer paso para retomar la lucha, dice.

30 de Agosto del 2015 - 08:38 » Textos: Gastón Gaviola » Fotos: Tatiana Gamarra

Cuando comienzan los procedimientos de interdicción de las narcoavionetas, entre 1997 y 2001, el teniente general FAP (r) Carlos Bohórquez participó los dos primeros años en las acciones de interdicción, en su calidad de OIC (Oficial Interceptor Controlador) que coordinaba junto con el personal de Estados Unidos el combate frontal al narcotráfico, que incluía el derribo de las naves cargadas de cocaína.

¿Cómo eran esos primeros años contra el narcotráfico?

Teníamos un gran apoyo de Estados Unidos, como la información de un radar instalado en Key West que daba cobertura hasta Pucallpa. Además, salía desde Panamá un Hawk Eye, un avión con radares, que volaba diez horas sobre el Perú haciendo detección más fina. Una vez que se tenía la información de inteligencia que daban los norteamericanos, había aquí en Perú un avión más pequeño, un Merlín que tenía radar de búsqueda en la nariz, que repasaba la zona donde se tenía previsto que pasara el narco.

¿Aquí entraban las naves peruanas?

Una vez detectado el narcotraficante, recién salían los interceptores; unas veces fueron Tucanos, otras veces, A-37. Hasta el año 2001 se derribaron o neutralizaron 101 avionetas: 30 eran colombianas y 30 peruanas; el resto eran de Brasil y otros países.

DERRIBO ERRADO. Luego del derribo en 2001 de una avioneta por un A-37 que costó la vida de una misionera estadounidense y su hija, Washington dictaminó que se suspendan las interdicciones con derribo en cielos peruanos.

¿Cuál es el panorama?

Están entrando cinco narcoaviones diarios, se meten como Pedro por su casa. Indudablemente que el radar que ya está funcionando en Puerto Maldonado algún efecto tiene que tener.

El radas es el primer paso...

Sí, ahora que se ha promulgado la ley (Ley de Control, Vigilancia y Defensa del Espacio Aéreo Nacional) hay que esperar entre 60 y 90 días para que se dé el reglamento. Muy bien, pero habría que ver con qué medios vamos a contar, y eso en cuánto tiempo.

¿Se necesita mucho para la implementación?

Vamos a necesitar radares adecuados, aviones que conduzcan la interceptación. Aviones sí tenemos. Los KT-1, recientemente puestos en servicio, son magníficos, sobre todo para aeronaves de tráfico de drogas de baja velocidad. Los Tucano ya lo han hecho. Si tuviéramos implementado el Sistema de Vigilancia Amazónica (ver infografía), los narcos tendrían todos los candados puestos. Nuestros pilotos están bien entrenados para derribar cualquier amenaza, y esta nueva ley los protege.

DATO.

Carlos Bohórquez, Teniente General FAP (r). El general Bohórquez ha sido, además de oficial interceptor en el VRAEM, piloto de caza y director del Hospital de la Fuerza Aérea del Perú.

Lo más leído