La Asamblea venezolana pone en marcha juicio político a Nicolás Maduro

Congreso llanero arrincona a mandatario chavista y acuerda procesarlo por frustrar el referéndum revocatorio en su contra. Procedimiento puede culminar con la destitución del presidente.
La Asamblea venezolana pone en marcha juicio político a Nicolás Maduro

La Asamblea venezolana pone en marcha juicio político a Nicolás Maduro

26 de Octubre del 2016 - 07:49 » Textos: Ana Lescano » Fotos: AFP

En las calles y en su Asamblea, los venezolanos una vez más alzan las voces contra el régimen de Nicolás Maduro. Mientras la oposición inicia hoy la llamada “Toma de Venezuela”, tal y como se ha denominado a la protesta ciudadana en rechazo a las acciones del gobierno que impidieron el referéndum revocatorio contra el mandatario, la Asamblea Nacional acordó ayer iniciar un juicio político contra el líder del chavismo.

Ambas acciones se dan luego de que el Parlamento venezolano declarara el último fin de semana que el régimen de Maduro asestó un golpe de Estado al impedir, a través del Tribunal Supremo de Justicia, la consulta popular.

En nuestro país, la mayoría de los integrantes de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso peruano también lo considera así, por ello acordaron el último lunes presentar una moción ante el pleno en la que expresan su preocupación sobre los recientes hechos.

El documento fue firmado por casi todas las bancadas y solo los integrantes del Frente Amplio no la apoyaron.

JUICIO POLÍTICO. En una sesión que empezó a las 11 de la mañana, el Parlamento venezolano acordó iniciar un juicio político a Maduro para determinar su “responsabilidad” en los recientes hechos que llevaron a suspender el referendo revocatorio en su contra, y que este se presente el martes 1 de noviembre para que ofrezca sus descargos.

La reunión fue convocada ayer bajo la modalidad de propuesta de orden del día, el equivalente a la moción que se presenta en el Congreso peruano para debatir en el acto sobre un determinado tema.

Según Julio Borges, jefe de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), no hay precedentes sobre un debate en el Parlamento para hallar la responsabilidad política de un mandatario venezolano.

“Nunca ha pasado, puede tener implicaciones de un juicio penal, de pedir el antejuicio de Nicolás Maduro y de abrir un proceso paralelo”, afirmó Borges horas antes de que el Parlamento venezolano acordara enjuiciar a Maduro.

RESPUESTA. Por su parte, el oficialista y número dos del chavismo, Diosdado Cabello, afirmó que el “juicio político” no está contemplado en la Constitución. Añadió que la Asamblea Nacional ha sido declarada en desacato por la justicia, por lo que sus decisiones son consideradas nulas.

Minutos después de conocerse sobre la decisión de la Asamblea Nacional, Maduro encabezó un mitin. Ante miles de oficialistas anunció que ha convocado para hoy, a las 11 de mañana, al Consejo de Defensa Nacional, a todos los poderes públicos, “para evaluar el golpe parlamentario de la Asamblea Nacional y el plan de diálogo para la paz”.

Incluso lanzó amenazas a la oposición. Aseguró que actuará “con la mano de hierro de la unión cívico-militar”.

Durante su disertación aseguró que en Venezuela hay paz y que él no se rendirá. “Sigue triunfando la paz, sigue triunfando el pueblo, sigue triunfando la verdad, como dice el pueblo, para que lo escuche la jodarria, la oligarquía, aquí no se rinde nadie”, dijo pese a las grave situación en la que vive el pueblo venezolano ante la escasez de alimentos y medicinas.

Para Maduro, la decisión de iniciarle un juicio político proviene del saliente gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. “Esto es el coletazo de Obama. Antes de irse quiere hacerle daño a Venezuela. En el mundo lo ven así”, aseguró.

POSICIÓN PERUANA. La moción de rechazo a la suspensión del referéndum en Venezuela y de apoyo a su Asamblea Nacional fue presentada el lunes 24 para que sea debatida en el pleno.

El documento es firmado por el presidente de este grupo de trabajo, Juan Carlos del Águila (Fuerza Popular); su vicepresidente, Víctor García Belaunde (Acción Popular); además de Mercedes Aráoz (Peruanos Por el Kambio); Jorge del Castillo (APRA); Julio Rosas (Alianza Para el Progreso), y otros parlamentarios.

Sin embargo, lo expresado en el documento no cuenta con el respaldo de los legisladores de Frente Amplio que integran esta comisión, entre ellos Wilbert Rozas y María Elena Foronda.

“Frente a esa moción nosotros no hemos estado ni en contra ni a favor. Optamos por la abstención”, dijo Rozas a Correo.

“Nos hemos abstenido porque somos respetuosos del orden interno que tiene Venezuela, somos respetuosos de las decisiones del pueblo venezolano y creemos en la soberanía de los pueblos. Por lo tanto, repudiamos, en caso se violen los derechos humanos ciudadanos, pero básicamente respetamos el diálogo que se ha abierto entre la oposición y el régimen venezolano”, sostuvo.

El legislador insistió en que se está llevando a cabo un diálogo entre la oposición y el oficialismo venezolano. “Somos muy respetuosos del diálogo abierto entre la oposición venezolana y el régimen de Maduro. Eso incluso ha sido saludado por el Papa, y el Papa es una garantía de esa posibilidad”, manifestó.

Al ser consultado sobre el juicio político que el Parlamento venezolano acordó iniciar contra Maduro, Rozas optó por no pronunciarse al respecto. Aseguró que su agrupación se iba a reunir para acordar una postura. “Nosotros vamos a sacar un comunicado. No voy a tener una opinión personal, habrá una opinión del Frente Amplio”, manifestó.

APOYO A VENEZUELA. En la moción, con numeración 748, se acuerda condenar los actos que ha realizado el gobierno venezolano para impedir la realización del referéndum revocatorio, así como respaldar el “Acuerdo para la restitución del orden constitucional en Venezuela”, el cual fue aprobado el 23 de octubre.

Asimismo, se solicita al presidente Pedro Pablo Kuczynski y al canciller peruano Ricardo Luna que de manera inmediata se llame a consulta al embajador peruano en Venezuela, Mario López.

Ello “como expresión de protesta por los acontecimientos antidemocráticos en la República Bolivariana de Venezuela”.

Por último, se exhorta al gobierno de Venezuela a respetar la vida y la integridad de sus ciudadanos para que estos se expresen públicamente en defensa de sus derechos.

En este sentido, se hace hincapié en que es necesario “hacer un llamado a la comunidad internacional para que constituya con urgencia una observación internacional en Venezuela en defensa de los derechos humanos del pueblo venezolano”.

Lo más leído