OEA comparte la preocupación de la CIDH por el indulto a Alberto Fujimori

Jefe de la OEA afirmó que se debe esperar a la decisión de la Corte IDH sobre el indulto a Fujimori
OEA comparte la preocupación de la CIDH por el indulto a Alberto Fujimori

OEA comparte la preocupación de la CIDH por el indulto a Alberto Fujimori

04 de Enero del 2018 - 22:46 » Textos: EFE

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, comparte la preocupación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el indulto concedido por el presidente Pedro Pablo Kuczynski al exmandatario Alberto Fujimori, condenado por asesinato, secuestro y corrupción. 

"Hacemos nuestro el comunicado de la CIDH. En materia de derechos humanos los contenidos reflejados allí son importantes y vinculantes para la Secretaría General", afirmó el excanciller uruguayo.

"Respecto a temas institucionales sobre los cuales también se nos han hecho planteos, deberemos esperar el dictamen de la Corte sobre si ese indulto ha sido realizado de manera constitucional, y la consulta a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para determinar si ese indulto está en consonancia con las sentencias de la misma que afectaron a Fujimori", agregó.

El pasado 28 de diciembre, la CIDH expresó en un comunicado su "profunda preocupación" por el indulto a Fujimori y recordó que el expresidente fue "condenado a 25 años de prisión por graves violaciones a los derechos humanos".

"La CIDH rechaza el indulto a Alberto Fujimori, por tratarse de una decisión contraria a las obligaciones internacionales del Estado de Perú, y hace un llamado a que se adopten las medidas necesarias para restablecer los derechos de las víctimas que fueron afectados con esta decisión", indicó este órgano autónomo de la OEA.

La Comisión manifestó su "preocupación porque el indulto a Fujimori no cumple con requisitos legales fundamentales, como tampoco con elementos del debido proceso legal e independencia y transparencia de la junta de evaluación técnica".

Fujimori fue considerado autor mediato del asesinato de un total de 25 personas en las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), perpetradas por el grupo militar encubierto Colina, y por el secuestro del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer en 1992.