Sin sentido, inconstitucional, amedrenta la libertad de información y opinión así como a las propias investigaciones fiscales que persiguen el delito.