Melanoma metastásico: un tipo de cáncer de piel

Si es descubierto en etapa avanzada, se puede mejorar la calidad de vida del paciente con terapias personalizadas
Melanoma metastásico: un tipo de cáncer de piel

Melanoma metastásico: un tipo de cáncer de piel

29 de Abril del 2017 - 10:52 » Textos: Lorena Mondoñedo » Fotos: Roche

En los últimos años, el avance de la medicina ha sido capaz de revelar nuevos métodos para hacer frente a enfermedades mortales como el cáncer, específicamente, el mal que aqueja a la piel. Este puede convertirse en uno de los cuadros más severos, sobre todo cuando la excesiva exposición solar es el principal agente de una serie de agresiones como el melanoma, que en su estado más avanzando recibe la denominación de metastásico. La asociación del cáncer de piel con los rayos ultravioleta (RUV) genera reacciones producidas por la radiación como la de tipo B (UVB) porque penetra en la superficie de la misma, dañando la epidermis y el ADN celular. 

RUTINAS DEL PASADO. Carlos Carracedo, director médico de Aliada Contra el Cáncer, informa que la luz solar ayuda a fijar mejor la vitamina D para fortalecer los huesos. Años atrás, debido a la incidencia de desnutrición y raquitismo en la población mundial, una de las recomendaciones médicas era tomar sol por largas horas para absorber esta vitamina. “Finalmente, la exposición a los rayos se asoció a la buena salud. Sin embargo, con el paso del tiempo se descubrió que esta rutina es un antecedente del melanoma”, cuenta Carracedo. 

El melanoma, un tipo de cáncer de piel que nace en los melanocitos (células encargadas de producir la melanina o pigmento de la piel), es menos común, pero uno de los más mortíferos. “Quizá no sea el más frecuente, pero es importante saber que cada día se registran más casos en pacientes, sobre todo en los hombres”, advierte el especialista en este tipo de enfermedad. 

La razón es muy sencilla: los estragos que deja el cambio climático debido a la polución, el daño a la capa de ozono, la fuerte radiación ultravioleta, entre otros factores naturales, se han convertido en sus detonantes, que de manera progresiva viene alarmando a la sociedad.

SÍNTOMAS. Para identificar un melanoma es necesario seguir algunos consejos, pero sobre todo, conocer su piel. En este proceso, la persona debe descubrir la cantidad de lunares que tiene, de qué color son y sus tamaños. Si en un lapso se registra un cambio en la estructura, es necesario acudir a un especialista. No olvide que el crecimiento veloz de un lunar o la presencia de sangrado pueden ser signos de alerta que debe tener en cuenta.

EPISODIO MORTAL. Como se señaló, el melanoma es uno de los cánceres más mortíferos cuando desarrolla metástasis. La posibilidad de curar un cáncer de piel en etapa temprana es muy alta, pero el cambio ocurre cuando sale de esta región y comienza a propagarse hacia otros órganos, generando una situación más compleja. Si el mal se aloja en zonas vulnerables como los ganglios, la tasa de supervivencia del paciente se puede reducir a la mitad. Bajo este panorama, muchos expertos en oncología coinciden en que el melanoma avanzado está relacionado con un pronóstico tardío.

TRANSFORMACIÓN A METÁSTASIS. Durante su desarrollo, los melanocitos convertidos en melanomas se propagan de forma radial por la piel, generando un crecimiento que sobrepasa la membrana basal hasta llegar a la dermis. En ese momento, se produce la metástasis. 

TRATAMIENTOS MODERNOS. Según la Dra. Ainara Soria, responsable de melanoma/cáncer de piel y tumores de cabeza y cuello en el Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, a partir de la aparición de los primeros fármacos en los últimos cinco años se registraron resultados positivos, lo cual ha generado un aumento en la supervivencia de pacientes que han enfrentado un melanoma metastásico. “Ahora los especialistas estamos en el proceso de ordenar todas las nuevas medicinas disponibles para ver con qué secuencia de tratamientos se tendría mayor beneficio”, sostiene la especialista en este tipo de cáncer de piel.

En los últimos años, comenta Soria, los tratamientos que ofrece el campo de la oncología son diversos, en especial para que los pacientes operados no tengan una recaída en la enfermedad metastásica. “El desarrollo de nuevas moléculas en la oncología se realiza de atrás hacia adelante. Es decir, empezamos por asistir a pacientes que no tienen alternativas de medicación y, según se comprueben los beneficios en dichas personas, los fármacos van avanzando posiciones en el algoritmo del tratamiento contra la enfermedad”, agrega.

Hace menos de una década, la supervivencia global para pacientes con melanoma metastásico era menor a un año. Hoy, el campo de la medicina sorprende con tratamientos que pueden prolongar la esperanza de vida a través de terapias personalizadas.

Te puede interesar:

Conozca las señales que podrían indicar un riesgo de cáncer de piel