Alberto Fujimori ocupa residencia de 1900 m2, con 5 habitaciones, piscina y jacuzzi (VIDEO)

El nuevo hogar del exmandatario tiene además dos walk in closet, así como zona social y cuatro estacionamientos. Alejandro Aguinaga señaló que algunos amigos financian el costo del alquiler

06 de Enero del 2018 - 07:58 » Textos: Juan Hidalgo / Karina Valencia » Fotos: Correo / Video: América TV

Así como pasó de ser un candidato prácticamente desconocido a presidente de la República en 1990, Alberto Fujimori cambió, en menos de 15 días, el Establecimiento Penitenciario de Barbadillo por una residencia en una de las zonas más exclusivas de La Molina.

En efecto, luego de dejar la Clínica Centenario Peruano Japonesa, donde permaneció 12 días internado luego de su salida de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía (Diroes), el exmandatario pasó a ocupar una mansión de 1900 metros cuadrados en la urbanización La Estancia, que alberga a los más importantes empresarios del país.

En su nuevo hogar, Alberto Fujimori se reunió -la noche del último jueves- con sus hijos Kenji Fujimori (que lo acompañó desde la clínica), Keiko, Hiro y Sachi Fujimori Higuchi, con quienes aparece en una fotografía que inmortaliza sus primeros momentos de plena libertad después del indulto humanitario que le concedió el presidente Pedro Pablo Kuczynski.

POR TODO LO ALTO

Pero lo que más llamó la atención de la llegada a su nuevo hogar no fue la reunión familiar que sostuvo, sino el inmueble en sí.

Correo encontró en la web varias publicaciones inmobiliarias en las que ofrecían la residencia en alquiler por precios mensuales que iban desde $4000 (las más recientes) hasta los $5500 al mes, es decir, de 12900 soles a 18150 soles.

En las descripciones respectivas se destaca que posee una piscina en forma de laguna, 475 m2 de área construida, dos niveles, cinco dormitorios -cada uno de ellos con baño- y se informa que la principal habitación tiene nada menos que dos walk in closet (armarios que en realidad son una pequeña habitación).

Como si esto fuera poco, también cuenta con cuatro estacionamientos, jardines decorados y dispuestos en andenes, zona social o de barbacoa, una amplia sala, una cocina equipada, jacuzzi, terrazas y chimenea, entre otros lujos.

El lugar permanece rodeado de agentes de Seguridad del Estado, personal que vela por la seguridad de Fujimori, un derecho que lo asiste por su condición de exgobernante.

Este despliegue, y el de los periodistas, generó más de un malestar entre los vecinos, sobre todo por los controles en la entrada de la urbanización, los que se tornaron más rigurosos para no permitir el ingreso de quienes no residen en la zona.

PUNTO IDEAL

Por la tarde, su médico de cabecera, Alejandro Aguinaga, destacó que la casa se encuentra en un punto que ayudará en la recuperación del expresidente, pues está en una zona tranquila y lejos del casco urbano.

Agregó que amigos del expresidente aportaron el dinero necesario para el alquiler de la mansión, cuyo monto final -afirmó- se aproxima al 55% del valor que pedían los agentes inmobiliarios.

Hay un grupo de amigos que van a apoyar para solventar estos gastos. No sé la dimensión de la casa, no la he visitado. Sí queríamos que esté dentro de la periferia, pero con acceso a un centro hospitalario”, dijo a RPP.

Al respecto, Correo supo que la financista del alquiler del inmueble sería la arquitecta Ana María Cárdenas, quien fue procesada por intentar filtrar un celular a la celda del expresidente en la Dinoes.

La empresaria habría cancelado ya los tres primeros meses de alquiler.

De otro lado, Aguinaga también señaló que se eligió esa zona para la vivienda porque no está tan metida dentro del casco urbano ante las situaciones que se podrían generar. “Vienen marchas, protestas que comienzan a molestar al vecindario”, añadió.

QUE DESCANSE

Sobre el tema, el vicepresidente del Congreso, el fujimorista Mario Mantilla, sostuvo que el expresidente “no puede participar de la vida política” después de haber recibido el indulto por motivos de salud y razones humanitarias. En consecuencia, añadió, debe “dedicarse a descansar y disfrutar de su familia”

“Estoy convencido, y soy partícipe, de que el ingeniero Fujimori, habiendo sido indultado por razones humanitarias y por motivos de salud, no puede participar de la vida política. Tiene que dedicarse a descansar, a disfrutar de su familia, entre otras cosas”, declaró a Correo.

El congresista también refirió que el tema de la restitución de sus beneficios como exjefe de Estado, “tendrá que analizarse” posteriormente.

Por su parte, el legislador “naranja” César Segura manifestó que Fujimori debería enfocarse en descansar y no participar en la agrupación política que lidera su hija Keiko.

Agregó que si bien algunos parlamentarios pueden solicitar sus consejos, los “temas más concretos” de Fuerza Popular deben abordarse en su Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y en las reuniones de bancada.

“Yo lo que creo es que el presidente debería estar con su familia y descansar. Tiene una enfermedad terminal”, aseveró.