Fuerza Popular separa a ​Bienvenido Ramírez y Maritza García de Comisión Permanente

Daniel Salaverry afirma que Kenji buscar “hacerse del poder” en el partido y Héctor Becerril afirma que Alberto Fujimori no es militante ni parte de la estructura de FP

12 de Enero del 2018 - 07:24 » Textos: Juan Hidalgo/ Glademir Anaya

En Fuerza Popular ahora no solo reconocen la gran división que existe en su bancada, sino que ahora las dos facciones del grupo político ya no tienen ningún reparo en hostilizarse de manera pública. Y la mayoría no desaprovecha su ventaja.

Ayer por la mañana, el vocero del fujimorismo, Daniel Salaverry, afirmó que el congresista Kenji Fujimori, quien encabeza el grupo de los parlamentarios “naranjas” también llamados disidentes, busca “hacerse del poder” dentro de la agrupación.

Salaverry explicó que si bien durante meses -e incluso el último año y medio-, el menor de los Fujimori Higuchi remarcó que su objetivo era conseguir la libertad del expresidente Alberto Fujimori, apenas se alcanzó, Kenji exigió la salida de los asesores Ana Hertz de Vega y Pier Figari.

“Entonces, nos deja claro que su objetivo no era la liberación de su padre. Su objetivo y su ambición, y aspiración política, es hacerse del poder en el partido que fundó su hermana, y para eso más bien necesitaba a su padre libre para que, finalmente, lo imponga dentro de ese partido”, sostuvo Salaverry en Canal N.

También tuvo duros calificativos para los “albertistas” que optaron por la abstención durante la votación del pedido de vacancia contra el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, pues dijo que ellos solo buscan victimizarse -al afirmar que los insultaron durante la última reunión de bancada- para eludir sus responsabilidades por pactar “con la corrupción”.

Lo que sabemos es que ha habido una negociación, porque hubo llamadas, hubo acercamiento, porque hubo lágrimas de por medio. Yo no sé si esas lágrimas (de Kenji Fujimori cuando la moción no prosperó) han sido por un bono de éxito que iba a recibir o ha sido por la alegría de alguna otra cosa, pero de que hubo una negociación, hubo” sentenció.

El portavoz, asimismo, admitió que presiente que habrá una ruptura en su partido, dado que los diez parlamentarios “albertistas” continúan “con una actitud de desacato, provocación y de no respetar los acuerdos”.

En sintonía, y ante la pregunta respectiva, el vocero alterno de Fuerza Popular, Héctor Becerril reconoció que Kenji Fujimori no es su amigo.

Cuando se le consultó, del mismo modo, si al menos lo respetaba, Becerril respondió: “Yo no puedo respetar a una persona que no tiene palabra, a una persona que, finalmente, en múltiples oportunidades, ha agredido en la bancada”.

Becerril agregó que si bien reconoce que Alberto Fujimori es su líder histórico, el exmandatario no es militante ni parte de la estructura partidaria de Fuerza Popular.

RÉPLICA

En respuesta a todas estas declaraciones y medidas, Kenji Fujimori tuiteó que prefiere “el Taxi-Chino que la mototaxi”, en clara alusión al grupo integrado por los congresistas que coordinan de manera directa con su hermana Keiko Fujimori.

Kenji acompañó el tuit con una fotografía en la que su padre lo lleva en un triciclo cuando era niño.

“TARJETA ROJA”

Ya por la tarde, Salaverry ejecutó el retiro de los congresistas Bienvenido Ramírez y Maritza García -dos de los que optaron por la abstención en el proceso de vacancia- de la Comisión Permanente del Legislativo.

El vocero, mediante su cuenta en Twitter, refirió que esta fue una decisión que la bancada adoptó el último martes y que se produjo por “una serie de calificativos vejatorios que atentan contra la imagen e integridad del grupo parlamentario político”.

“ES VERGONZOSO”

En respuesta, Ramírez calificó tal medida como una “represalia” contra él y su compañera García.

“Este acto es uno de los más vergonzosos (…) Es importante que se sepa que todos los que han suscrito dicho pedido, han sido motivados por una directiva”, aseveró.

Ramírez añadió que la decisión de sacarlo del citado órgano congresal nunca se trató en la reunión de bancada, tal como aseguró Daniel Salaverry. “Hay colegas parlamentarios que han hablado conmigo”, aseguró.

En otro momento, adelantó que no lograrán dividir a los diez legisladores “albertistas”. “Estamos más unidos que nunca para defender la gobernabilidad del país, no en beneficio de algunos sino en beneficio de todos”, sentenció.

ARBITRARIEDAD

A su turno, la legisladora Maritza García afirmó sentirse sorprendida por la decisión de su bancada de retirarla de la Comisión Permanente y calificó tal medida como “arbitraria”.

“No tenía el más mínimo conocimiento. Se escuchaban rumores que nos pensaban retirar de las comisiones a mí y a todos mis compañeros. Acataré su decisión, pero siempre destacando que es un acto arbitrario”, enfatizó.

En ese sentido, lamentó que el portavoz “naranja” y los miembros del grupo Mototaxi no sepan ganar y perder batallas.

“Ellos toman esta decisión porque consideran que tuvimos adjetivos vejatorios, lo cual descarto categóricamente. Salaverry dijo claramente que no conoce a Alberto Fujimori y no lo respeta, entonces ¿cuál sería el acto vejatorio o el adjetivo vejatorio?”, argumentó.

La legisladora también explicó que ella y sus compañeros han hecho uso del pleno ejercicio de sus derechos a la libertad de expresión.

“He dicho claramente que no hubo ninguna negociación (en la vacancia), que no somos negociadores, que lo hemos hecho por un acto democrático y le hemos dicho (a Salaverry), a través de un tuit, que no se suba al coche. Eso no lo considero un acto vejatorio, porque decir la verdad no ofende”, remarcó.

Adicionalmente, comentó que la decisión de retirarla de la Comisión Permanente no se dio por una votación de la bancada. “No tengo ninguna citación que se me haya cursado con ese propósito”, puntualizó.