Gabinete posindulto jura hoy bajo la necesidad de lograr la reconciliación

Nuevo equipo ministerial asumirá funciones luego de un largo periodo de recomposición. Vexler y Mendoza continuarían en Educación y Justicia, mientras que Hernández será reemplazado en Agricultura

09 de Enero del 2018 - 09:00 » Textos: Damián Retamozo / Glademir Anaya » Fotos: AFP

Tras haber remontado la mayor crisis política de su gobierno (del 15 al 21 de diciembre de 2017), el presidente Pedro Pablo Kuczynski presenta hoy un nuevo gabinete, al que ha llamado “de la reconciliación”.

El Presidente acuñó el término “reconciliación” la misma noche en que salvó su cargo de la vacancia, el 21 de diciembre: “Peruanos, mañana empieza un nuevo capítulo en nuestra historia: reconciliación y reconstrucción de nuestro país. Una sola fuerza, un solo Perú”.

Seis días después, el 27 de diciembre, escribió el siguiente tuit: “Me encuentro trabajando con la Premier @MecheAF en nuestro nuevo gabinete de la reconciliación. Muy pronto novedades”.

Transcurrieron trece días desde entonces, el tiempo más prolongado que se recuerde para recomponer un gabinete poscrisis.

Esta tarde, en Palacio de Gobierno, serán presentados los nuevos rostros del equipo de Mercedes Aráoz, y se conocerá a quienes permanecerán en el gabinete.

En medio de la incertidumbre, pasadas las 7 de la noche emergió una certeza absoluta: el ministro de Agricultura, Juan Manuel Hernández, se va.

El mismo se despidió del país: “Fue un gran placer servir al país y a los agricultores en particular. Mi agradecimiento al presidente Kuczynski por darme la oportunidad de servir a los pequeños agricultores, tantas veces olvidados”.

SE QUEDAN Y SE VAN

Los rumores y especulaciones abundaron en los últimos días.

Los siguientes ministros retendrían sus cargos, de acuerdo con fuentes extraoficiales cercanas al Ejecutivo:Mercedes Aráoz (primera ministra), Claudia Cooper (MEF), Bruno Giuffra (MTC), Vicente Romero (Interior), Carlos Bruce (Vivienda), Enrique Mendoza (Justicia), Idel Vexler (Educación), Cayetana Aljovín (Energía y Minas) y Elsa Galarza (Ambiente).

Alfonso Grados, ministro de Trabajo, podría ser removido. Uno de los voceados con mayor insistencia era Javier Barrera, cercano al APRA. Estaba en la baraja el excongresista del Partido Popular Cristiano Juan Carlos Eguren.

Alfonso Grados permanecería al frente de la organización para la visita del papa Francisco.

El canciller Ricardo Luna Mendoza dejaría el cargo y en su lugar ingresaría al gabinete Harold Forsyth. Se comenta que Luna Mendoza fue uno de los ministros que le sugirió al presidente Kuczynski renunciar al cargo tras ser conocidos los vínculos profesionales con Odebrecht.

José Arista es voceado para la cartera de Agricultura. Es uno de los principales asesores del Ministerio de Economía y Finanzas. Es conocido en el Ejecutivo por ser una persona cercana al expremier Fernando Zavala. Pero no todo está dicho, porque Arista tiene algunas denuncias a raíz de su cargo como gobernador regional de Amazonas.

Respecto de Fiorella Molinelli, ministra de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), habría un desacuerdo entre la premier Mercedes Aráoz y el presidente Pedro Pablo Kuczynski.

A juicio de PPK, dicho sector debería ser manejado por un integrante del partido Peruanos Por el Kambio. El propuesto sería el congresista Jorge Meléndez, presidente de la Comisión de Comercio Exterior y Turismo en el Parlamento.

Según nuestras fuentes, la Premier no está convencida del todo. Se barajaba, como alternativa, al vocero oficialista Gilbert Violeta. De ser así, dejaría la vocería de su bancada y renunciaría a ser integrante de la comisión “Lava Jato”.

El Ministerio de Defensa recaería en Fernando D’Alessio, luego que Juan Sheput rechazara asumir dicha cartera. El vocero alterno de la bancada ppkausa no quiso asumir Salud, se comentaba anoche.

Como titular de Cultura ingresaría el diplomático Alejandro Neyra.

DESALENTADOR

Analistas políticos consultados por Correo coinciden en que el nuevo equipo ministerial -que jurará en las próximas horas- no traerá grandes novedades.

Bajo la visión de Luis Nunes, no ha sido “nada fácil” para el Gobierno conseguir buenos cuadros, dado que, según remarcó, “hay una ola de desconfianza en la ciudadanía”. “Muchos están tratando de poner la espalda para no contaminarse ante esta crisis”, sostuvo.

En tal sentido, Nunes recordó que en un primer momento se comentaba sobre la posibilidad de tener un gabinete de “amplia base”, lo que, con el pasar de los días, y más aún con el indulto de Alberto Fujimori a cuestas, se fue desvaneciendo. “La base no va a ser tan amplia, sino más bien un poco estrecha”, refirió.

Para el politólogo, el problema no está precisamente en los nuevos nombres que se integren al equipo de Mercedes Aráoz, sino que con “cada cambio de ministro se requieren cuatro meses para que toda la cartera se recomponga”. “El problema es que vamos a tener al país paralizado casi medio año”, advirtió.

Acerca del perfil de los nuevos ministros, Nunes recalcó que estos “no tienen que ser de escritorio”, por lo que consideró que los “técnicos deben estar en los viceministerios”. “Necesitamos ministros con muñeca política y que pasen dos días en Lima y tres o cuatro en el interior del país”, dijo.

A juicio de Fernando Rospigliosi, es muy complicado que el Gobierno consiga “gente competente y honesta” que integre el nuevo gabinete, dado que tanto el presidente Kuczynski como la premier Mercedes Aráoz “están desacreditados por todas las mentiras que han dicho”. “Hay mucha gente que seguramente ha rechazado integrar el gabinete, por eso es que han demorado tanto en nombrarlo”, anotó. Al ser consultado sobre qué significa la etiqueta puesta al nuevo gabinete, Rospigliosi consideró que PPK “solo está tratando de justificar el canje que ha hecho de indulto por la no vacancia”. “No hay una verdadera voluntad de reconciliación”, agregó.

En base a ello, opinó que se solo tomará juramento a “un gabinete con parches, pues no se trata de un equipo”. “Lo único que están haciendo es parchar el gabinete anterior hasta quién sabe cuándo”, juzgó.

Por último, el exministro del Interior señaló que no hay posibilidad alguna de un “gabinete de amplia base, porque el propio Presidente se ha aislado políticamente”, y no solo por el indulto en sí mismo, sino porque la gracia presidencial a favor de Fujimori se dio luego de un “negociado político”.

INFOGRAFÍA